Crear forocounting ★ starsFINAL FANTASY: ZeroCrear foroHajimeru Gakuen
directorios y recursos
brothersites + af. élite
Loving PetsEstela, flor de primavera. Bhm_zq10
Síguenos

Ir abajo
Dylan
Estela, flor de primavera. 220
25
0
400
Estela, flor de primavera. 220
25
0
400
Recluta del Team Genesis

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Estela, flor de primavera. 220
25
0
400
Ver perfil de usuario
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → el Vie Ago 18, 2017 7:33 am
La floresta valenciana resplandecía con alegría esta mañana, porque a sus profundidades retornaba una criatura de corazón noble acosada por una vida de dolor y maldad.

Una vez más, la naturaleza sería testigo de una sesión musical a manos de la joven nórdica, que más de una vez la había deleitado con su apasionado y verdadero talento. Su nombre era Estela. Bajo su extensa y fina melena rubia, se escondía un rostro tan dulce como la miel compuesto por dos pequeños espejismos celestes y unos labios finos capaces de alternar los movimientos orales para que la entonación fuera un éxito. Sus notas vocales transmitían la dulzura, la ilusión y la alegría por la vida. A la voz de la soprano le acompañaban unos alegres acordes de guitarra española, llevados a cabo por manos adiestradas exclusivamente para esa labor. Voz e instrumento se unían para reproducir una canción de rock moderno que, aunque no era un género propio de esta damisela, trataba la importancia de ser una persona auténtica y no preocuparse por lo que pensaran los demás. Una letra que filosóficamente decía mucho sobre ella y denunciaba la deshumanización propia de la sociedad urbanizada.



Everything, everything  will be just fine,
Everything, everything will be alright.
Alright.



Las cuerdas tensadas dejaron de vibrar rápidamente anunciando el final de la pieza. Estela dejó el instrumento a un lado y sintió la necesidad de levantarse del césped. Bien erguida, su figura completa se recortaba sobre el entorno. La caracterizaba una blusa verde campesina, una falda blanca acampanada y unas sandalias castañas. Repentinamente, sintió la necesidad de danzar alrededor del paisaje creyéndose una princesa de cuentos de hadas. Movimientos gráciles y elegantes acompañaban a su apariencia delgada, mientras sus pies realizaban rotaciones y su cabello seguía el ritmo de aquella danza improvisada. Giraba, giraba y giraba… y volvía a girar… hasta que chocó con un árbol que le cortaba el paso. Notaba cierta sensación familiar en su aspecto y sintió la necesidad de acariciar la áspera corteza del mismo. Bastaron tan solo un par de movimientos para que recuerdos de una vida lejana acudieran a su mente. Una inocente chiquilla que disfrutaba perdiéndose en los confines de la fauna noruega y que se asombraba al descubrir nuevas cosas acerca de la vida. Esa realidad ficticia no duró mucho y volvió en sí rápidamente. En efecto, este lugar tan especial le recordaba a su país natal, mas ella sabía con certeza que ningún otro paisaje sería equiparable al de allá.

Estaba preocupada desde el comienzo del día. Se notaba en su faz. No paraban de formularse preguntas retóricas, interrogantes cada vez más profundos en la corriente de su mente. Veía su vida y su futuro como el mayor de los misterios. Todo había acabado bien, eso tenía que reconocerlo, pero temía que su incipiente vida universitaria fuera una repetición de los desastres de su pasado. Y es que un corazón tan humilde y bondadoso se merecía mucho más de lo que había recibido. Ese era el deseo que rondaba por su corazón. Llevó las palmas de su mano al pecho con la intención de hacerlo así realidad de una manera bastante ingenua por su parte. Sus párpados se unieron a la iniciativa cerrándose por completo.

Sorprendentemente, como si respondiera a los anhelos de su corazón, una paz santa invadió el interior de la joven eliminando toda aflicción y restaurando cualquier herida psicológica. Una sensación extrasensorial le mostraba un futuro esperanzador y le indicaba que todo saldría bien. Debía dejar de preocuparse. Fue gracias a esa sensación inexplicable que permitió a la nórdica liberarse de sus preocupaciones y empezar a disfrutar de sus vacaciones escolares. Así pues, recogió sus posesiones y se dirigió a la salida de la arboleda.

Tardaría un tiempo en darse cuenta, pero ese día había florecido un nuevo milagro de la primavera.
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.