Crear forocounting ★ starsEl secreto de GambrinusOne Piece Romance Dawn
directorios y recursos
PokeCueva
brothersites + af. élite
Síguenos

Ir abajo
Aslac
[Misión] Un problema que salta a la vista (privado) Mk7dSac
219
0
1560
https://www.pokemon-ysiel.com/t13233-ficha-de-aslac#482086
https://www.pokemon-ysiel.com/t13302-storage-de-aslac#484137
https://www.pokemon-ysiel.com/t13237-cronologia-de-aslac#482144
[Misión] Un problema que salta a la vista (privado) Mk7dSac
219
0
1560
Aslac
Gremio PKMN Exploradores

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

[Misión] Un problema que salta a la vista (privado) Mk7dSac
219
0
1560
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Mar Dic 07, 2021 7:24 pm


Aslac (Niv. 1)

40/40 PV, +0 Daño

Habilidad: Levitación
Naturaleza: Ingenua
Lengüetazo
Polución

Rayo confuso
Hipnosis
Levitar: 15 s
Desvanecer: 10 s
Ilusión: 5 s

[Misión] Un problema que salta a la vista (privado) Pumpkaboo

Fijo mis dos ojos en aquella pequeña e irritante calabaza con ojos. La Pumpkaboo se oculta tras un delgado árbol que definitivamente no sirve como lugar para ocultarse mientras me mira con desconfianza. En cuanto doy un ligero paso, se sobresalta.

— Esto no es una tarea de exploración... ¿Qué tengo que hacer contigo? ¿Qué te pasa? — Recrimino en dirección a la Pokémon. — ¡Tú también me odias! S-Sé que lo hago todo mal, ¡pero no dejaré que me desechen! — Ésta se pone más en alerta. — ¿Quién ha dicho que vaya a desecharte? — Lanzo un suspiro. Para conseguir mejores misiones en el futuro, debo lograr resolver ésta. Aunque ahora tenga cierta curiosidad de por qué se siente así y en investigar al respecto. Un buen sujeto de pruebas. — ¡Ese Makuhita me miró entrecerrando los ojos! ¡Desconfía de mí! — Ésta comienza a gritar. — Todos los Makuhita tienen esos ojos. — Le respondo. — ¡Ese Charmander tenía la cola en llamas! ¡Me quería quemar viva! — Ésta grita aún más. — Todos los Charmander la tienen así. — Abro los ojos con fuerza.— Seguro que hago abono contigo y las bayas me crecen pochas... — Pierdo un poco la paciencia, pero me mantengo en silencio para darle tiempo a calmarse.

La Pumpkaboo se va corriendo a un lado y se oculta tras una roca mientras me mira de refilón. Suspiro de nuevo y mantengo el silencio. Ya cálmate. Vamos a pasear por allí y me vas contando. A explorar esa ruta. — Le miro con una gran sonrisa. Ésta me mira. Mantengo mi sonrisa. Ésta mira a un lado y me vuelve a mirar a mí. ¡A pasear! — Le grito. Me voy hacia la ruta. La Pumpkaboo rápidamente sale de la roca y me sigue, aunque a paso lento y con miedo.

...

Paseamos por la ruta con calma. La Pumkpaboo está a dos metros tras de mí, aún en tensión y alerta. — Necesitamos... eh... Unas cuantas rocas. Para hacer una hoguera. — Me invento cualquier excusa y comienzo a recoger rocas. Observo fijamente a la Pumpkaboo. Ésta observa las rocas alrededor, toma una, la mira fijamente y, tras temblarle la mano un poco, tropieza y la tira al suelo. Me acerco a ella y le alcanzo una baya. — ¿Qué pasa? — Ésta se aleja un poco y no se atreve a acercarse. Va a necesitar más tiempo. — Seguimos caminando, hasta que siento cómo la Pumpkaboo cada vez se va acercando más. Hasta que tropieza con una roca.

Me acerco lentamente hacia la Pokémon llorando y vuelvo a ofrecerle la baya. Ésta la mira lentamente, extiende su mano para tomarla, pero en su lugar toma el aire. Tras unos intentos logra tomarla y comienza a darle mordisquitos mientras cada vez llora menos. Hum... — La observo en silencio. — ¿Te pasa algo en la vista? — Le pregunto. Ésta rápidamente se sobresalta y comienza a gimotear más. Asiente. — ¿Qué te pasó? — Le pregunto de nuevo. Silencio largo. — Me pasa desde que nací. Veo borroso y sombras... — La Pumpkaboo me responde. Quedo pensativa. Una vida entera sin ver qué tienes delante... Y viendo sombras... Quizás por eso ha crecido asustadiza y creyendo que todo el mundo está en su contra. Por eso siente que todo es una amenaza... — Quizás podemos resolverlo. — Vamos a... hablar con alguien. Tenemos que curarte la vista. ¿Crees que eso resolvería tu miedo a... todo a tu alrededor? — Le pregunto con una sonrisa. Ésta asiente lentamente. Bingo.

...

Tampoco es como si yo tuviera conocimiento de qué hay aquí. Comienzo a preguntar a la gente, y eventualmente doy con alguien que me dice quién sabe de medicina aquí. Una Pokémon con una ocupación muy canónica para su especie.

[Misión] Un problema que salta a la vista (privado) Chansey

Nos paramos frente a la Chansey que se dedica a sanar a los exploradores que resultan heridos en sus aventuras y le explicamos el problema. — ¿Problemas de vista? Hmm... — Ésta queda pensativa. — Esto no suele ocurrir, así que no tengo los ingredientes. Pero conozco una receta que podría servir. Os haré una lista... — Mientras ella habla con calma, asiento con energía. A mi lado la Pumpkaboo se sigue escondiendo. Por fin salimos de ahí. — ¡Venga! Sólo tenemos que encontrar un par de hierbajos y te podremos curar la vista y resolver todo y podremos irnos a casa. — Asiento con una sonrisa. Veo a la Pumpkaboo animarse un poco.

Nuestro primer objetivo es una hierba cuyo nombre no me sale pronunciar, pero que viene un bonito dibujo hecho a mano por la Chansey. Tiene unas flores rojas y el tallo es verde. — Se supone que crece allí donde da el sol y entre el musgo... — Tras un buen rato logramos dar con varias rocas con musgos y a las que les da el sol. Ahí encontramos rápidamente estas flores. — ¡Bien! — Uso mi telequinesis para alzar varias de éstas plantas y las llevo hasta mi mochila. — Siguiente... ¿tierra? Aunque no una tierra cualquiera... — Una larga travesía de lectura de ingredientes y de cargar telequinéticamente mi mochila de aquí para allá, hasta que llegamos al último ingrediente. — ¡Baya Meluce!¡No sabía que había por aquí! — Comienzo a temblar de la emoción en el sitio.

[Misión] Un problema que salta a la vista (privado) Meluce

Abro bien los ojos y sigo las indicaciones. Rápidamente llegamos al lugar con las bayas Meluce. Comienzo a tomarlas con ansias, asegurándome que haya una cantidad extra para quedármelas yo. — ¡Éxito! ¡Volvamos con Chansey! — Me dispongo a irme con una gran sonrisa, cuando el peso de la realidad me hace tropezar, metafóricamente. — Pero qué... — Intento alzarme, pero no puedo. Me giro a la mochila. Vuelvo a intentar alzarla telequinéticamente, pero es imposible. — Pesa demasiado... ¡No puede ser! — Hago todo tipo de esfuerzos sobrepokémon, pero no logro arrastrarla siquiera. Me giro rápidamente hacia la Pumpkaboo. Ésta ya está cargando con varios ingredientes y a duras penas puede con más. — ¿Y si dejas atrás algunas bayas? — La pequeña me pregunta. Hay demasiadas bayas Meluce en mi bolsa. — ¡Jamás! ¡Encontraremos una alternativa! — Sigo forcejeando hasta que me canso y me quedo mirando al techo, pensativa. Debo sacar a relucir el ingenio que caracteriza a mi especie. Rápidamente improviso un sistema de palos y rocas para mover cual carro improvisado la bolsa. Coloco la mochila encima y usando mi telequinesis comienzo a colocar y mover las rocas y los palos cíclicamente. — ¡Se está moviendo! — Comienzo a reír de forma enfermiza. — Aunque esto llevará un largo tiempo. ¡Pero se puede! — Así pasan los minutos hasta que, dos horas después, en un camino lleno de contratiempos y épicas pruebas y combates, logramos llevarle a la Chansey todos los ingredientes. Ésta los toma y no tarda en fabricar un líquido con el que la Pumpkaboo debe limpiar sus ojos. Ésta toma el líquido con miedo y muy lentamente, y finalmente lo hace.

Varios pestañeos y ésta siente como su vista comienza a aclararse lentamente. — ¡Puedo ver! ¡Estoy viendo! — Ésta da saltitos de emoción. Ya dejará de asustarse por todo y de causar problemas donde no los hay. — B-Bueno... Es una solución temporal, se te irá a las pocas horas. Obviamente arreglar la vista no es tan fácil... — La Chansey reclama, pero la Pumpkaboo está demasiado ocupada celebrando como para escucharla ahora mismo. Por mi parte, viendo la misión cumplida, me escabullo con mis bayas Meluce, directa a mi casa para plantarlas y aprender más. O eso intento, pues la Chansey me detiene. — Aslac... Eres bueno explorando. Una rama de mi trabajo tiene como objetivo soluciones más... permanentes para la falta de visión. Necesitamos más ayuda en el futuro para encontrar los ingredientes. — Ésta asiente. Sonrío. — ¡Ahora hablamos el mismo idioma! Dónde y cuándo. — Vibro en el sitio con una sonrisa y llena de emoción. Este tipo de misiones son las que me dan la vida. — Calma... Te avisaremos cuando sea el momento. Atenta al tablón de misiones. — Asiento, un poco desinflada, y ahora sí, abandono el lugar.

Misión:

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.