Crear forocounting ★ starsEl secreto de GambrinusOne Piece Romance Dawn
directorios y recursos
PokeCueva
brothersites + af. élite
Síguenos
Últimos temas

Ir abajo
H Uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
https://www.pokemon-ysiel.com/t4514-expediente-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t4621-pc-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t5081-cronologia-de-h-uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
H Uchiha
Entrenador Pokémon

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Lun Sep 03, 2018 1:58 pm
En Busca de la Medalla Silvestre


Durante esa mañana H estuvo muy ocupado preparando todo en su bolso. Era una tarea muy difícil, dada la descripción de su nueva aventura: Ser uno con el Bosque, así que no lograba decidirse que cosas llevar a la ciudad Viridis, dadas las amplias opciones que ese enunciado podría significar. Entre las opciones que el joven contemplaba eran principalmente, tomar la frase de forma metafórica y tratar de convivir en armonía con el bosque, o tomarla de forma literal, y de alguna forma introducirse tanto en ese lugar que su cuerpo llegara a combinarse con el entorno, como si fuera la tripulación del Holandés Errante que vivía dentro de la madera del barco. Por otro lado, sus planes eran poder tener todo listo antes del almuerzo, y así poder ir al gimnasio un rato después de comer, para así aprovechar todas las horas de día que le quedaban, pero todo indicaba que no alcanzaría a estar listo para esa hora, ya que ni siquiera había pensado en qué pokemon lo acompañarían.


~ Parte 1: Conociendo el Desafío ~

Todo comenzó la tarde anterior, cuando el hermano del entrenador llegó a casa con una curiosa noticia: su amigo Bruce le contó que la enfermera Joy de Invictus le había dicho que su prima de Viridis le había mencionado hace unos días que ahora esa ciudad ya tenía un líder de gimnasio, siendo una historia algo confusa en sí, pero el mensaje era claro para H: ya tenía una nueva oportunidad de demostrar sus habilidades como entrenador pokemon en un desafío oficial para la liga, y de ganar una nueva medalla allí.

Emocionado por ese próximo desafío, el joven pensó en todas las posibilidades durante la noche antes de dormir: Enfrentarse a un líder fuerte, con pokemon que podrían emplear ataques de cambio de estado como envenenamiento, somnolencia, parálisis, entre otros. Además, lo más complicado de cada gimnasio hasta ahora era pasar todas las pruebas que el evaluador pusiera entre el retador y él, pero H estaba seguro de que no volverían a ocurrir los horrores que tuvo que pasar en su desafío de Invictus, los cuales ya no recordaba gracias a que sus pokemon tipo Psíquico le habían ayudado a ocultar esas memorias de él mismo.

A primera hora de la mañana, el joven buscó a Gallade en su hábitat de pradera, con quien dio un rápido paseo a la ciudad de Viridis para conocer la ubicación del gimnasio al cual quería desafiar. Su primera escala fue en el centro pokemon de esa localidad, siendo el único lugar donde el tipo Psíquico sabía llegar en esa zona, habiéndose memorizado todos los centros pokemon principales de las ciudades y pueblos de Ysiel, varios meses atrás.

La enfermera Joy de ese establecimiento de salud le indicó a H todo lo que sabía sobre el gimnasio, de acuerdo con los pocos entrenadores que habían intentado desafiarlo: Se encontraba a las afueras de Viridis, perdido en una enorme zona de vegetación conocida como el Bosque de los Tréboles. La chica explicó además que algunos de los pocos que se habían atrevido a entrar, incluso habían pasado días allí sin tener éxito en encontrar siquiera el gimnasio, e incluso a un par les había caído una multa por dejar basura plástica en el bosque, por lo que aconsejó no llevar nada de ese tipo de materiales si es que intentaría el reto.

Luego de agradecer a la funcionaria por la información, H y Gallade salieron del hospital pokemon, dispuestos a dirigirse al llamado Bosque de los Tréboles para darle un vistazo antes de ir oficialmente a desafiar al nuevo líder. Ambos caminaron durante unos cuantos minutos en la dirección indicada por la enfermera Joy, disfrutando otra vez de ese escenario tan natural, donde las personas convivían de forma verdadera con la naturaleza, en particular con la vegetación, la cual era gran parte de la base de las viviendas y edificaciones en ese lugar. Siempre era un deleite pasear por la ciudad Viridis, aunque H no lo había hecho muy seguido por estar ocupado atendiendo a sus pokemon en casa, y sólo había tenido oportunidad de visitar el área muy pocas veces, siendo la última un par de semanas atrás, cuando había ido de aventura para poder visitar el Jardín Etérea.

No pasó mucho tiempo cuando el camino pavimentado bajo sus pies se convirtió en uno más natural, siendo el suelo ahora directamente tierra, aunque aun se podía distinguir el camino gracias al césped alrededor de éste, el cual terminaba llevando hacia un bosque rodeado de vegetación, cuya única entrada, al menos a la vista y en las cercanías, era al final del camino, donde además se alzaba un letrero.

« Para aquellos que buscan encontrar al Guardián del bosque solo hay un consejo:

Sed uno con el bosque. »

– De acuerdo, supongo que aquí es donde comienza el reto… Memoriza bien este lugar para que nos traigas directo aquí cuando vengamos – señaló el joven a Gallade, luego de leer el mensaje un par de veces. El pokemon Psíquico asintió, y sin decir nada usó sus poderes para elevarse en el aire y ascender a gran altura para poder visualizar su ubicación actual, como si se tratara de un mapa, tomando como referencia el Centro Pokemon para poder calcular bien al momento de usar la teletransportación.

Mientras tanto, H leía y releía ese mensaje, memorizándolo a la vez que buscaba una explicación real a esas 5 palabras que aconsejaba la persona que las había dicho. Según su experiencia en otros gimnasios, todo era posible, y no podía solo quedarse con lo que se veía a simple vista, por lo que ser uno con el bosque podría tener muchas implicaciones.

Sin embargo, no pasó ni un minuto cuando Gallade aterrizó de golpe a su lado, seguramente descendiendo a gran velocidad para regresar con su entrenador. – Todo listo – dijo simplemente, de forma telepática a su entrenador, quien se sorprendió por esa repentina aparición, pero pronto regresó su vista al cartel para leerlo una última vez, y confirmar que se lo había memorizado por completo. – De acuerdo… volvamos a casa, debo preparar todo – señaló, ante lo cual el tipo Psíquico le puso una de sus manos en el hombro, y ambos se teletransportaron de regreso a casa.


~ Parte 2: Preparativos Previos ~

Ya de regreso al presente, el joven seguía pensando en la frase del cartel mientras arreglaba sus cosas, pero cada vez que pensaba en alguna nueva posibilidad, comenzaba a dudar de los objetos que llevaba, y se disponía a llevar otros, por lo que estuvo así por bastante tiempo, hasta que Flama, su Blaziken y primer pokemon, entró a su cuarto para ver por que tardaba tanto.

– ¿Crees que le estoy dando demasiadas vueltas? Supongo que no podría predecir todo el reto tampoco solo con 5 palabras, es una mera indicación para guiar al retador – le dijo, sentándose en su cama con el bolso vacío a su lado, y muchos objetos de entrenador esparcidos sobre la manta, la mesa de noche, el armario e incluso por el suelo. El Blaziken solo se acercó al morral de su entrenador, y tras buscar en el bolsillo de fondo donde guardaba sus pertenencias importantes, sacó de allí un pequeño estuche cuadrado que le arrojó a H.

El joven lo abrió, sabiendo de antemano que allí vería las nueve brillantes medallas que había ganado hasta ahora. – Tienes razón, no me preocupé tanto al retar a ninguno de ellos, si hay dificultades hay que enfrentarlas al momento con lo que tengamos a mano, no es necesario estresarse tanto ahora – dijo, cerrando de nuevo el estuche y regresándolo al bolso, en donde finalmente se dispuso a poner algunos objetos de entrenador, una muda de ropa extra, y algunos objetos más que podrían serle de utilidad en el bosque, tras lo cual pensó en el siguiente paso a seguir para la próxima aventura en Viridis.

– Por fin, esto está solucionado casi por completo, pero ya es hora de comer y aun ni pensamos en nuestro equipo… Cambio de planes, esta tarde dejaremos todo listo, y mañana por la mañana partimos al gimnasio, ¿De acuerdo? – señaló H al Blaziken, quien, algo decepcionado por no poder cumplir con el itinerario original, simplemente se encogió de hombros y asintió sin mucha emoción, sabiendo que el único culpable eran los nervios y estrés de su entrenador.

Durante el almuerzo, H y Flama estuvieron discutiendo sobre las posibles opciones a elegir para los miembros del equipo que los acompañarían, ya que como siempre, solo podían llevar a otros 5 pokemon a un reto de gimnasio, por lo que había que tomar la decisión adecuada para ello, siendo que lo único que sabían era que la primera parte del desafío sería hacerse uno con el Bosque y que tendrían un combate llegando al final de las pruebas. De esa forma, ambos lograron decidir un equipo que tuviera algo de equilibrio entre supervivencia y fuerza, por lo que luego del almuerzo irían a reclutarlos.


~ Parte 3: Reclutamiento ~

El primero objetivo era la zona del bosque, en donde H y Flama buscaban a 2 pokemon en particular. El primero de ellos estaba en la mitad del bosque más cercana a la casa, en donde los árboles eran un poco menos abundantes que los de la zona Oeste, pero eran igual de frondosos, ideales para el primer candidato. Luego de rebuscar un poco entre la vegetación, Flama finalmente logró encontrar a Decidueye, quien se encontraba descansando sobre una rama en medio de las hojas de ese árbol, siendo casi imperceptible a la vista debido a lo bien armonizado que estaba con ese ambiente.

Sin embargo, al ver a su entrenador, el tipo volador se dejó caer de la rama y aterrizó con cuidado frente a él y al Blaziken, usando sus alas en los últimos metros de caída para amortiguar ésta. – ¿Te gustaría acompañarnos a un gimnasio? Está en un bosque, creo que mucho más grande que éste, así que creo que te gustará visitarlo – invitó H a Decidueye, quien giró su cabeza levemente al escuchar a su entrenador, y luego de girarse para ver su rama durante unos segundos, finalmente regresó la vista al joven, asintiéndole en señal de aprobación a ser partícipe de ese desafío. – ¡Excelente! Nos vemos al atardecer en el jardín, sé que te gusta entrenar, así que tienes tiempo de hacerlo un poco antes de irnos – señaló el joven, haciendo referencia al tiro al blanco que solía practicar el ave, su actividad favorita después de descansar.

Una vez que el primer pokemon estuvo confirmado, H y Flama se dirigieron hacia el Oeste, a la mitad del bosque más alejada de la casa, en donde los árboles solían ser más abundantes, pero eso debido a que los pokemon solían entrenar mucho allí. Nada más adentrarse unos metros allí, ambos vieron como una gran nube de polvo estaba frente a ellos, la cual, tras dispersarse un poco, reveló que Gogoat y Heracross se encontraban en medio del lugar, entrenando y lanzándose de un lado hacia el otro, dejando algunos destrozos con los árboles de la zona.

Luego de un rato de golpes y más golpes, finalmente ambos pokemon estuvieron lo suficientemente cansados como para detenerse y retirarse a descansar un poco, lo que dio lugar a que el tercer pokemon presente en ese lugar entrara en acción: Tangrowth, mirando con algo de enfado a Gogoat y a Heracross mientras éstos se alejaban, se columpió con sus brazos hasta donde estaban los árboles más destrozados, y allí, tras acomodarlos un poco para intentar darles la forma que tenían originalmente, utilizó su movimiento Desarrollo para poder inducir el crecimiento en esas plantas, para que pudieran regresar a la normalidad tras los ataques recibidos.

H y Flama esperaron a que Tangrowth terminara de reparar los 4 o 5 árboles que estaban partidos o con partes destrozadas, para finalmente acercarse a él, ya que sabían que mientras no viera a todos los árboles completamente sanos, se mantendría de mal humor hasta que lograra sanarlos. – Fue un buen trabajo, lamento que algunos no aprecien los cuidados que le das al bosque… – señaló el joven, avanzando hacia el tipo planta, quien se volteó de inmediato hacia ellos ante esa visita sorpresa. – … Aunque estoy seguro de que sabes que no lo causan destrozos a propósito y no tienen malas intenciones, ¿Verdad? – añadió H, notando como el pokemon del cuerpo de lianas asentía, dándole la razón a su entrenador.

– Escucha, haremos una visita al gimnasio de ciudad Viridis, y creo que te gustará, ya que está en un bosque hermoso y muy bien cuidado, dudo que los pokemon de allí se dediquen a entrenar como nuestra familia. ¿Vienes con nosotros? – le preguntó el joven, al mismo tiempo que abría su bolso y sacaba su cantimplora llena de agua, la cual le entregó abierta a Tangrowth para que se hidratara luego de haber usado bastante energía para restaurar los árboles. El pokemon simplemente se vació toda el agua encima, no la usó para beberla, aunque seguramente sería suficiente para poder refrescarse un poco. Luego de eso, y de entregarle la botella a su dueño, el tipo planta miró a H y asintió, en parte porque adoraba el bosque y la vegetación, y le gustaría conocer aquél al que se le había invitado. – En el jardín de mi casa, aproximadamente al atardecer, allí nos vemos – terminó el joven, cerrando la cantimplora y guardándola en el bolso, antes de despedirse de su amigo y retirarse en dirección al norte, hacia el lago del otro lado de la pradera, seguido de cerca por su Blaziken.

H y Flama buscando durante un buen rato a lo largo de la orilla de ese lago, en medio de todos los pokemon que allí se encontraban descansando o jugando, no solo tipos agua, sino algunos de otros hábitats que les gustaba refrescarse a esas horas de la tarde. Finalmente, ambos pudieron encontrar a su objetivo del otro lado del lago, al pie de la montaña tras éste: Slowbro, con una mirada perdida que apuntaba al centro de esa gran masa de agua donde los pokemon jugaban o nadaban con tranquilidad. Entre ellos estaba Lapras, por lo cual el joven le hizo algunas señales hasta que logró llamar su atención, y cuando el pokemon estuvo en la orilla frente a él se subió a su coraza de la espalda al igual que Flama, apuntándole hacia Slowbro para que los llevara hasta él.

– Gracias amigo – le dijo H a Lapras, quien asintió y se alejó unos metros, aunque se quedó en las cercanías por si acaso lo volvieran a necesitar. Tras bajar de la espalda del pokemon y agradecerle, el joven y Flama subieron por las rocas hasta llegar a su amigo, quien parecía ni siquiera haberse dado cuenta de su presencia. – ¡Ey! ¡Slowbro! ¿Estás aquí? – le preguntó, alzando su palma justo frente a sus ojos para llamar la atención del pokemon. Éste finalmente parpadeó un par de veces, enfocando su vista nuevamente y girando la cabeza para ver al joven a la cara.

– Menos mal regresaste rápido esta vez… Te necesito para desafiar a un gimnasio, es en un bosque, así que habrá mucha naturaleza y armonía… O eso espero – le dijo, ante lo cual el pokemon se le quedó mirando por varios segundos, y cuando H estaba a punto de pensar que no le interesaba la invitación, Slowbro por fin asintió, señalando que estaba de acuerdo con ella. – ¡Gracias! Nos reuniremos al atardecer en el jardín de la casa – señaló, dando un par de pasos en dirección a la montaña, pero deteniéndose y volteándose hacia Slowbro una vez más. – Flama vendrá a buscarte, no te preocupes – le avisó, sabiendo que posiblemente ese tipo agua se distraería tanto en sus pensamientos que ni siquiera notaría cuando el sol se ocultara.

Tras esa advertencia, el joven regresó su vista a la montaña y comenzó a caminar hacia el sendero que lo llevaba a las zonas de nidos de lo alto, donde los pokemon del tipo Roca, Lucha y Dragón tenían establecidos sus hábitats para vivir a gusto. Tras ascender por al menos 20 minutos, los cuales se pudieron haber evitado si H se subía en la espalda de Flama y éste hubiera dado 2 o 3 saltos para llegar arriba, pero en ese momento no era necesario apresurarse, ya que era un deleite para ambos ver como los del tipo Lucha entrenaban unos contra otros, o simplemente usando rocas para romper a puños y patadas. Al ser alguien que durante toda su juventud la pasó entrenando, el entrenador sentía algo de nostalgia al ver ese espectáculo, por lo que no tomó el atajo para subir y así pudo contemplar con calma todo lo que ocurría.

Sin embargo, su objetivo debía de estar un poco más arriba, en donde el suelo plano de la montaña era un poco más amplio que donde estaban los pokemon del tipo lucha, ya que allí era donde los del tipo Roca descansaban entre todas las piedras que los rodeaban. Tras buscar con la mirada un rato, el joven finalmente encontró a Rhyperior, el próximo pokemon a reclutar, jugueteando entre algunos Rhyhorn que corrían cerca de él y se embestían mutuamente. Con cuidado de no interponerse en el camino de los más pequeños, solo en comparación al gran rinoceronte evolucionado, H y Flama lograron acercarse a éste para hablarle a la madre de esa familia.

– Desafiaré un gimnasio y necesitaré de tu fuerza en combate, ¿Me acompañas? Sé que quieres salir de aventura desde hace un tiempo, así que pensé de inmediato que podrías querer venir con nosotros – señaló el joven, ante lo cual el pokemon se puso de pie, y tras estirarse un poco como si hubiera estado allí descansando bastante tiempo, finalmente miró a su entrenador y asintió, confirmándole que lo acompañaría. Para H seria de gran ayuda en caso de tener que combatir, con toda su fuerza bruta, sería capaz de derribar a más de algún pokemon a pesar de la desventaja de tipo. – Muchas gracias, ven al jardín de la casa al atardecer, allí planearemos los últimos detalles – le señaló, inclinando su cabeza en señal de agradecimiento, y luego procedió a retirarse, teniendo cuidado otra vez de no estar en el camino de los Rhyhorn y sus embestidas.

Con cinco miembros ya confirmados en el equipo, H y Flama comenzaron a descender la montaña, tomando el camino que los llevaría hasta el pie de ésta del lado oeste, por donde se encontraban las entradas a las cavernas bajo toda esa masa de rocas. Allí, entre la oscuridad de los tipos fantasma, siniestro y acero, se encontraba el último pokemon que el joven deseaba reclutar para su desafío. Luego de bajar completamente de esa montaña, el joven y su Blaziken continuaron caminando por el camino descendente que se formaba hacia el interior de las cavernas, pasando así por los múltiples caminos que los pokemon metálicos habían formado.

Flama encendió las llamas de sus antebrazos para poder iluminar un poco el camino que tomaban, ya que, a pesar de que en los alrededores había pequeños focos de luz, éstos eran escasos y de los pocos pokemon que necesitaban luz allí abajo, además de que estaban en contadas zonas y muy pocas estaban en su camino hacia el sexto pokemon del equipo.

– Estos traviesos han estado creando más túneles, aunque aún no es peligroso… Luego se lo comentas, por favor – dijo H, notando que había algunos más senderos de lo normal hacia donde se dirigía, pero que, por suerte, gracias a que visitaba el lugar casi todos los días, conocía bastante bien las cavernas de los terrenos de su familia, así que era difícil para él perderse.

Finalmente, ambos llegaron a su destino: al final de ese sendero, y sobre una gruesa roca, se encontraba Absol, recostada en el nido de hojas, césped y otras plantas que ella misma había recolectado desde el bosque al sur de ellos. Solía ser un pokemon algo solitario, ya que a pesar de que todos la aceptaban con los brazos abiertos, ella prefiere agradecerles con protección, estando atentas a cualquier posible desastre natural que, por su especie, era capaz de predecir, y hasta el momento ya había ayudado a la familia con un par de incidentes relacionados a pokemon legendarios.

– Aún no pasará nada, ¿Verdad? – preguntó el joven desde abajo, llamando la atención del tipo siniestro, quien negó con la cabeza de inmediato ante la pregunta. H sabía que sería difícil que Absol quisiera alejarse de la casa, en donde podría advertirles a sus amigos si es que se acercaba algún peligro, pero esta vez tenía un pequeño plan debajo de la manga. – Escucha, deseo desafiar al gimnasio planta, en Viridis, y quisiera que tu me acompañes… Me gustaría que te distrajeras un poco, es improbable que algo malo ocurra por aquí en nuestra ausencia – señaló, pero Absol simplemente volvió a recostar su cabeza sobre el nido, al parecer terminando la conversación porque no aceptaría y no había nada más que hablar.

– De verdad necesito que vayas… Hay una gran probabilidad de que tengamos que sobrevivir en ese Bosque, y tus predicciones serían de gran utilidad – añadió el joven, notando que Absol alzaba su cabeza unos segundos, pero pronto la regresaba abajo para seguir recostada, lo que le daba algo de esperanzas de que el pokemon quisiera ir, pero por la responsabilidad que se había autoimpuesto no podría. Al ver que no parecía tener una respuesta positiva del tipo siniestro, H dio un suspiro, sabiendo que debería recurrir a su as bajo la manga.

– Mira, en la zona del bosque más cercana a la casa sin entrar en el hábitat de los pokemon tipo Hada que convirtieron en santuario podrás encontrar a Xatu… Ve y pregúntale si en los próximos días habrá algún desastre natural en los alrededores… Él puede ver el futuro, así que de seguro podrá darte una respuesta que te deje tranquila – le explicó el joven, viendo como Absol se paraba, sorprendida por esa información, pero luego de unos segundos desvió la mirada, dudosa de dejar su puesto como vigilante de desastres naturales.

H, notando que aun con ese dato parecía que Absol prefería no acompañarlos, finalmente se resignó a poder llevarla a esa aventura, por lo que se dio media vuelta y se dispuso a salir de allí. – Escucha, si cambias de idea, nos reuniremos al atardecer en el jardín de la casa… De verdad tu ayuda nos será de utilidad, así que piénsalo bien – dijo, comenzando a caminar de regreso a la superficie, seguido de cerca por Flama y sus brazos que iluminaban parte del camino.

– Supongo que tendremos que pensar en un plan B en caso de que Absol no aparezca, nos quedan un par de horas para elegir a alguien – dijo H a Flama, una vez que ambos salieron de las cavernas, aunque tras alejarse unos cuantos metros, sintieron algo a sus espaldas que los hizo voltearse, y ambos notaron la silueta de Absol corriendo a gran velocidad hacia el bosque, seguramente a ver a Xatu como el joven le había indicado, lo cual dibujó una sonrisa en su rostro y el del Blaziken, y sin decir una sola palabra, los dos continuaron con su camino de regreso a la casa.


~ Parte 4: Preparativos Finales ~

H y Flama se quedaron el resto de la tarde pensando en que llevar y qué no, de lo que aun no habían decidido. El joven llevaba unas 10 bayas en el bolso, pero la discusión con su pokemon fue si lograría dejarlas para uso curativo en el equipo, o si las necesitarían como alimento en caso de necesidad, por lo que la comida era el motivo principal de la discordia. Finalmente, y siguiendo sus ideas con las que había terminado sus dudas por la mañana, H decidió llevar solo esas 10 bayas, y enfrentarse a las necesidades como fuera posible en el momento, tal y como había hecho en cada reto, por lo que uno de sus principales objetivos en ese bosque sería buscar alimento.

Ya decidido todo lo material, y ya habiendo recogido las pokeballs de los cinco miembros del equipo, a pesar de que Absol aún no confirmaba su asistencia, H notó por la ventana de su cuarto como el cielo ya estaba tornándose de un color anaranjado, por lo cual se acercaba la hora de la última reunión. – Ve a buscar a Slowbro, por favor, seguramente está perdido en sus pensamientos aún – pidió H, mientras él ponías las pokeballs en su cinturón y se colgaba el bolso del hombro. El pokemon asintió y salió de inmediato, y su entrenador se disponía a seguirlo para ir al jardín a esperar al resto, pero se tuvo que regresar a la cama para tomar la libreta en donde tenía apuntados todos los datos que debía discutir con sus compañeros.

Cuando salió de su casa, el joven se encontró con la espalda de Flama, quien aún no iba a buscar a Slowbro al lago, pero cuando se paró a su lado pudo conocer la razón: Absol estaba allí, recostado sobre el césped, esperando al grupo, al parecer. – Te agradezco que vengas… Supongo que Xatu dijo que no habría problemas, ¿Verdad? – señaló el joven, recibiendo un asentimiento de cabeza por parte del sexto miembro del equipo, lo cual lo dejó más tranquilo al saber que tendría ese apoyo extra.

En menos de 20 minutos finalmente todo el grupo estaba reunido, siendo los últimos en llegar Flama y Slowbro, sentándose todos en un círculo sobre el césped en el que H comenzó a explicar todos los antecedentes que tenía sobre el gimnasio para el grupo entero estuviera al tanto de la situación, tras lo cual comenzaron a señalar los típicos tips y estrategias de combate que el joven daba a sus pokemon cada vez que iban a retar a un líder.

Luego de una hora y media de charlas, demorando un poco más de lo normal a causa de tener que explicarle dos veces a Slowbro muchas de las cosas, finalmente todo el grupo estaba listo para partir, por lo que cenaron un poco y se fueron a la cama bastante más temprano de lo normal, ya que necesitaban un buen descanso para ir con todas sus energías a Viridis.

A la mañana siguiente, el joven despertó junto con la salida del sol, por lo que de inmediato despertó a todos sus amigos que habían acampado en el jardín, y tras comer un contundente desayuno, los pokemon del equipo fueron metidos en sus respectivas pokeballs por su entrenador, quien, quedándose sólo con Flama a su lado, llenó su cantimplora de agua y se dispuso a iniciar con la aventura.

H y el Blaziken caminaron por la pradera hasta donde estaba Gallade, quien de inmediato supo para lo que lo estaban buscando, por lo cual se puso de pie antes de que su entrenador llegara. – ¿Viridis? – preguntó simplemente, de forma telepática mientras el joven seguía caminando hacia él. – A la entrada del gimnasio, por favor – le dijo, deteniéndose a un metro de él, y haciendo que el pokemon Psíquico pusiera sus manos sobre uno de los hombros de sus dos amigos, con lo cual los tres se teletransportaron de Invictus hacia su aventura.

– Les deseo suerte… En una semana empezaré a preocuparme, así que no tarden – dijo Gallade, una vez que se encontraron nuevamente frente al cartel, a las afueras de ese Bosque de los Tréboles. H simplemente asintió, y el pokemon Psíquico respondió con el mismo gesto, tras lo cual desapareció frente a él y a Flama, dejando al entrenador y al Blaziken solos allí, listos para iniciar con el desafío a ese gimnasio luego de tantos meses de no haber estado en uno…


Equipo:
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Blaziken
Flama (Blaziken) Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Pokeball
Inicial / Evolución / Evolución

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Decidueye
Decidueye Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Pokeball
Obtención / Eclosión / Evolución / Evolución

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Rhyperior
Rhyperior (♀) Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Pokeball
Obtención / Eclosión / Evolución / Evolución

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Tangrowth
Tangrowth Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Pokeball
Obtención / Eclosión / Evolución

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Slowbro
Slowbro Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Pokeball
Captura / Evolución

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Absol
Absol (♀) Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Pokeball
Obtención (Intercambio)
H Uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
https://www.pokemon-ysiel.com/t4514-expediente-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t4621-pc-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t5081-cronologia-de-h-uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
H Uchiha
Entrenador Pokémon

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Vie Sep 07, 2018 1:26 am
En cuanto Gallade se fue, H y Flama se voltearon hacia la entrada a ese Bosque, justo detrás del letrero que aconsejaba volverse uno con él, en donde el panorama se veía bastante tranquilo y natural. Los dos comenzaron a caminar por entre los árboles, sin un rumbo fijo más que adelante, ya que no había ningún camino marcado en el lugar. Por suerte, no parecía que hubiera mucho peligro de momento: lo único que se veía en todas las direcciones salvo a sus espaldas eran árboles y suelo, aunque la espesura de las hojas sobre el bosque evitaba que el calor del sol entrara allí. Sin embargo, no era un frío extremo que requiriera de más abrigo, por lo que la camiseta, pantalones y la capa que H llevaba puestos serían suficientes para poder aguantar la temperatura sin mayores problemas.

– De acuerdo, según la enfermera esto podría durar días, así que el primer objetivo será buscar una fuente de comida sustentable – señaló el joven, luego de sacar su libreta del bolso, en donde había apuntado los principales planes que habían discutido con sus pokemon el día anterior, entre donde se encontraba una lista de objetivos de supervivencia. Ambos se dispusieron a explorar un poco el lugar, reconociendo el terreno más a fondo de lo que habían hecho el día anterior, para así poder buscar de forma superficial en los alrededores antes de sacar a todo el equipo para que los ayudara a encontrar lo que necesitaran.

Normalmente, en un bosque normal sería fácil ver entre los árboles a distancias medias, de 10 o 15 metros, pero en este lugar, había tantos y tanta vegetación entre ellos, que era imposible ver más allá de 5 metros, no sin tener que avanzar y rodear los troncos que tenían inmediatamente adelante para poder ver los que venían detrás de éstos, ya que eran lo suficientemente gruesos como para cubrir una gran área de visión.

– ¿Puedes saltar para intentar buscar el gimnasio desde arriba? Necesitamos al menos un rumbo que tomar para no estar dando vueltas en direcciones equivocadas – señaló el joven a Flama, haciendo que éste asintiera, y comenzara a dar unos cuantos saltos hacia arriba, subiendo de rama en rama hasta perderse de vista entre la vegetación de la copa de los árboles encima de donde estaban. H se cruzó de brazos y apoyó su espalda en la superficie del árbol más cercano, mientras escuchaba a su amigo moverse por encima de los árboles, haciendo ruido al doblar las ramas o hacía caer una gran cantidad de hojas con la agitación que provocaba.

Tras unos 30 segundos de espera, el joven escuchó como algo chocaba con el suelo a unos metros a su izquierda, aunque no podía ver nada debido a que los árboles junto a él seguían cubriendo su campo de visión. Sin embargo, no tuvo que investigar mucho, ya que Flama se asomó entre los troncos y regresó junto a su entrenador, con una expresión de decepción en su rostro. – ¿Demasiada vegetación como para poder encontrarlo? – preguntó, recibiendo un asentimiento de cabeza por parte del tipo fuego. – Si, eso pensé, Gallade tampoco tuvo mucho éxito ayer – señaló el joven, encogiéndose de hombros al ver que buscar desde arriba no era una posibilidad realista en ese lugar.

Luego de caminar durante un buen rato, finalmente los visitantes parecieron encontrar una zona similar a un claro, donde los árboles estaban un poco más separados que el resto de los alrededores, teniendo un espacio libre de unos 5 metros de diámetros. Allí, H pudo finalmente dejar salir a sus compañeros sin que los árboles los apretaran demasiado, en especial a Rhyperior, quien era bastante gruesa y si no quedaba atrapada entre los troncos, seguramente los destrozaría como si fueran papel, lo cual no era la idea dado que la única indicación del líder de gimnasio era “hacerse uno con el Bosque”, todo lo contrario a destrozarlo…

~ 2 Horas Transcurridas ~
H Uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
https://www.pokemon-ysiel.com/t4514-expediente-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t4621-pc-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t5081-cronologia-de-h-uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
H Uchiha
Entrenador Pokémon

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Vie Sep 07, 2018 1:30 am
Uno por uno, los 5 miembros del equipo que se encontraban dentro de sus pokeballs fueron salieron en ese claro, siendo la primera de ellos Rhyperior, ya que, a pesar de ser un espacio más amplio que el resto del bosque hasta ahora, seguían siendo un lugar pequeño para un grupo numeroso. H deseaba explicarles un poco sobre la situación en la que se encontraban, pero en ese momento en específico no pudo hacerlo, ya que Tangrowth, Decidueye, e incluso Slowbro quedaron pasmados al ver el entorno donde se encontraban. El principal cambio con respecto a su hogar, además de mayor abundancia de árboles, era su color, viéndose levemente más saludables, debido quizás al clima diferente, entre este lugar con un ambiente lo suficientemente óptimo como para que la ciudad entera esté rodeada de vegetación, y la ciudad de los brutos luchadores al sur de una montaña helada.

H dejó pasar un buen rato, y los pokemon no dejaban de girarse y moverse entre los alrededores para contemplar la abundante vegetación, pero cuando ya pareció que había pasado demasiado tiempo, el joven aplaudió al aire para llamar la atención de sus amigos y que por fin lo miraran a él. – Lo sé, es hermoso este lugar, pero ya habrá tiempo de contemplarlo cuando intentemos ser uno con él. Como les dije anoche, los primeros objetivos serán comida y un lugar donde establecerse, pero entre todos estos árboles no hemos podido conocer demasiado el terreno – señaló el joven, extendiendo sus brazos para mostrarles a sus amigos que era imposible ver más allá de unos 3 árboles tras el que tenían delante.

Flama, serio como siempre, solo se quedó detrás de su entrenador, apoyando su espalda en uno de los troncos, de brazos cruzados y mirando de reojo a su equipo. – Necesito su ayuda para recorrer un poco los alrededores, y buscar aquello que acordamos – añadió H, viendo como todos sus amigos asentían con la cabeza, a excepción de Slowbro, quien tenía su mirada en el joven, pero ésta había vuelto a perderse, como si alguna de las palabras dichas por su entrenador le hicieran recordar otra cosa que requiriera más de su atención que éstas, lo que causó algo de gracia en H e hizo que en su rostro se marcara una leve sonrisa.

– Como sea… Absol, Tangrowth, Decidueye, Flama y yo seremos quienes exploraremos un poco… No quiero que se alejen más de 10 metros a la redonda, pero será difícil recorrer el lugar sin perdernos. ¿Alguien tiene alguna idea? Que no implique dejar marcas de destrozos en el bosque, recuerden la prueba que debemos pasar – señaló el joven, sentándose sobre una raíz del árbol a sus espaldas, el mismo donde su Blaziken se encontraba apoyado. Todos los pokemon bajaron un poco la mirada, pensando en ideas para lo que su entrenador proponía. Realmente era difícil ver más allá de 5 metros entre los árboles, así que regresar a ese claro sería una hazaña digna de un premio a la exploración, pero todos sabían que H no permitiría que sus amigos se perdieran por el bosque solo por una falta de planeación.

Pasó un buen rato de silencio absoluto, en el que sólo podían oírse las ramas sobre ellos moviéndose con el viento, chocando entre ellas o doblándose levemente, e incluso unas cuantas hojas caían de vez en cuando, por lo que todos se acomodaron un poco en el lugar para pensar mejor. La primera en reaccionar fue Rhyperior, quien se puso de pie y les dijo algo a los pokemon del equipo, quienes dieron un paso atrás para dejar un espacio abierto en el centro de ese claro, aunque Tangrowth tuvo que usar sus Látigos Cepa para tomar a Slowbro y llevarlo a su lado, ya que al parecer no escuchó la petición del rinoceronte. Una vez que el espacio estuvo abierto por completo, Rhyperior utilizó una versión reducida de su movimiento Avalancha, creando solo dos rocas sobre el claro que cayeron en el centro, en donde el césped amortiguó su caída y casi no hicieron ningún sonido salvo cuando una chocó con la otra al caerle encima, y posteriormente a un lado…

~ 4 Horas Transcurridas ~
H Uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
https://www.pokemon-ysiel.com/t4514-expediente-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t4621-pc-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t5081-cronologia-de-h-uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
H Uchiha
Entrenador Pokémon

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Vie Sep 07, 2018 1:36 am
Todos observaron el par de rocas extrañados, pero Rhyperior de inmediato tomó una en cada mano, y acercándose al borde del claro dejó caer una entre dos árboles, mientras que la segunda fue arrojada un poco más allá, ante la imposibilidad del pokemon de poder adentrarse ahí por el grosor de su cuerpo y el poco espacio entre ambos troncos. – Dices que podría marcarse un camino de rocas, ¿Verdad? – preguntó H, recibiendo un asentimiento de cabeza del rinoceronte. El joven, que se había levantado para acercarse a las rocas y ver que podían formar un camino, puso una expresión pensativa a la vez que regresaba a la raíz del árbol y seguía analizando el plan en su mente.

– Lo siento, es creativo, pero no creo que sea muy rentable que digamos, necesitaríamos muchas rocas para marcar una distancia lo suficientemente amplia como para explorar, lo que haría que tardaras en crearlas, o si intentas hacerlo de golpe podrías dañar a los árboles… Además, desplazar cada una de esas rocas sería complicado para todos excepto para ti, y ya que no puedes pasar con facilidad también sería complicado – explicó, viendo con algo de pena como el rinoceronte aceptaba esa crítica constructiva, y se dejaba sobre el césped, en el mismo lugar donde estaba antes.

El silencio regresó al claro durante un rato más, pero ésta vez fue Decidueye quien lo rompió, lanzando una especie de alarido a sus amigos, dando un salto hacia donde estaban las rocas de Rhyperior, y tras pararse sobre la que estaba más cercana al claro, se quitó una de sus plumas, y formando el arco con la hoja que le colgaba del cuello la disparó hacia el bosque, haciendo que cayera sobre el césped, al menos un metro detrás de la segunda roca que había dejado el tipo roca.

Todos se acercaron para investigar esa idea, la cual era claramente marcar un camino de flechas que pudiera usarse para saber por donde regresar. Sin embargo, H notó de inmediato el fallo de ese plan. – También es una buena idea, pero intenta marcar unos 10 metros desde aquí – señaló el joven, haciendo que el pokemon repitiera el ejercicio, lanzando otras dos de sus plumas, alejándose aproximadamente un metro entre todas, pero cuando se disponía a disparar el cuarto proyectil, se detuvo. No quedaba un lugar al cual arrojarla para ir más lejos, ya que, marcándose nuevamente el problema principal de la abundancia de árboles, ya no había un camino visible que marcar.

– Ese es el problema, tendrías que entrar al bosque y marcar el camino manualmente, pero eso nos lleva al mismo dilema, queremos ahorrar tiempo y evitar que más de un pokemon deba tomar un mismo camino… ¿De qué sirve que vayas a marcar el camino para que otro explore, pudiendo explorar tú? – explicó el joven, notando como el ave asentía, encontrándole razón a su entrenador, por lo cual todos volvieron a acomodarse sobre el césped a pensar en otras ideas, o al menos todos excepto Slowbro, quien ni siquiera lo había intentado, y en lugar de pensar se recostó y se echó a dormir.

Pasaron varios minutos más, hasta quizás más de una hora, en los cuales Tangrowth y Decidueye incluso había intentado subir por los árboles junto al claro para ver si desde arriba era más fácil ver, lo cual no tuvo los resultados esperados debido al grosor de los árboles y a la espesura de sus copas. Ya estando todos en una posición cómoda en el suelo, finalmente Rhyperior explotó de impaciencia, y poniéndose de pie de un salto se acercó al camino que él y su compañero ave habían marcado con rocas y plumas, donde extendió su brazo derecho hacia el bosque, y empezó a usar su ataque Pedrada, disparando varios proyectiles desde el agujero de la palma de sus manos.

Dichas rocas eran tan potentes que comenzaron a impactar contra los árboles y a romper gran parte de sus troncos, haciendo agujeros que los atravesaban y seguían su camino hacia los árboles de más atrás, marcando de esa forma un camino a gran distancia, pero a cambio de destruir la vegetación. – ¡No! ¡No, no no no! – gritó H, poniéndose de pie y corriendo a ver lo que había hecho su compañera. – Esto es justo lo que intentamos evitar, no podemos destruir el bosque, debemos unirnos a él… O eso creo – señaló, notando como Tangrowth en particular se enfada mucho con Rhyperior por haber hecho eso…

~ 6 Horas Transcurridas ~
Admin Ysiel
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Admin-Ysiel
201211
0
0
https://www.pokemon-ysiel.com/
https://www.pokemon-ysiel.com/
https://www.pokemon-ysiel.com/
https://www.pokemon-ysiel.com/
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Admin-Ysiel
201211
0
0
Admin Ysiel
Webmaster

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Admin-Ysiel
201211
0
0
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Vie Sep 07, 2018 1:36 am
El miembro 'H Uchiha' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Moneda' :
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] P4kq2610
H Uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
https://www.pokemon-ysiel.com/t4514-expediente-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t4621-pc-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t5081-cronologia-de-h-uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
H Uchiha
Entrenador Pokémon

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Vie Sep 07, 2018 5:33 pm
Facilidad: Árboles de Bayas.

Tangrowth usó su Látigo Cepa para rodear a Rhyperior con él, y empujarlo con todas sus fuerzas hacia atrás para que saliera de en medio del camino. Sin embargo, no tenía la fuerza suficiente para mover al rinoceronte, aunque sí logró llamar su atención y lograr que retrocediera unos pasos, al ver las intenciones de su compañero tipo planta de pasar. El pokemon de las enredaderas, de inmediato se acercó al primer árbol con daños por los proyectiles recibidos, y tras extender sus manos hacia la zona comenzó a emitir una leve energía de color verde al usar el movimiento Desarrollo, la cual rodeó la herida del árbol, y poco a poco comenzó a crecer nuevamente, hasta que tras unos 5 minutos quedó como nuevo, como si nada lo hubiera atravesado.

Todos se quedaron en silencio mientras Tangrowth trabajaba en la reparación de los árboles, quien no dejaba de refunfuñar mientras usaba sus habilidades para poder sanar a esos árboles, seguramente aún molesto con Rhyperior. Ésta, avergonzada por sus acciones, simplemente se sentó con una expresión triste y la cabeza gacha junto a sus demás amigos, ya que, aunque sus intenciones eran buenas, se olvidó de cuidar el entorno al que se le había especificado que no dañara.

H se quedó junto al tipo planta, ayudándolo a sostener uno de los árboles que quedó tan destrozado que casi se parte a la mitad, por lo que necesitaba un soporte mientras el movimiento Desarrollo lo ayudaba a regenerarse y volver a unirse como estaba antes. Sin embargo, mientras Tangrowth se encontraba sanando a uno de los árboles, una pequeña rama se le cruzó a esa energía, por lo que comenzó a crecer y a extenderse poco a poco, mientras H la observaba con curiosidad mientras sostenía el tronco.

Al mirarla con detenimiento durante unos minutos, H comenzó a ver como esa rama se iba convirtiendo en una larga enredadera que terminaba por llegar al suelo de tanto que se extendió su tamaño, y poco a poco iba asociando ese objeto a su necesidad actual. – ¡Lo tengo! – gritó de repente, emocionado por la idea que se le había ocurrido, pero sin poder hacer mucho al seguir sosteniendo el tronco que Tangrowth estaba sanando. El joven terminó de ayudar a su amigo a reparar todos los árboles que necesitaran que los sostuvieran, tarea que parecía haber llevado horas. Fue tanto tiempo el que emplearon allí, que el sol mañanero ya parecía haber ascendido hasta estar encima de ellos, lo cual trajo un poco de calor a ese bosque.

Una vez que Tangrowth terminó de sanar a todos los árboles dañados por las pedradas utilizadas en ellos, él y H regresaron al claro con sus amigos, aunque el tipo planta no pudo evitar lanzarle una mirada de enfado a Rhyperior antes de sentarse en su lugar. – Bueno, chicos, antes de seguir, quiero que solucionen esta situación. Tangrowth, Rhyperior no lo hizo con mala intensión, sólo quería ayudar – señaló H, mientras sus pokemon se miraban unos momentos, y luego tenían una pequeña charla que su entrenador no era capaz de entender, pero que, por el tono de las voces y la sinceridad de sus expresiones, éste sabía que se estaban arreglando, ya que ambos terminaron sonriendo nuevamente. Tal vez Rhyperior le pidió disculpas a Tangrowth, y tras explicar sus motivos el tipo planta terminó entendiéndolo y de esa forma se arreglaron, por lo que era momento de que H les revelara la idea que había tenido.

– Bueno, ya pensé en algo que podemos hacer, pero necesitaré un pedazo de una de tus lianas, Tangrowth, y una de las rocas que creaste, Rhyperior – dijo el joven, haciendo que el gran rinoceronte se pusiera de pie y fuera a buscar la primera de las piedras que había puesto para intentar marcar el camino, mientras que el tipo planta tomó una de las múltiples lianas de su cuerpo con una mano, y luego de tirar de ella logró romperla, quedándose con unos 30 centímetros en la mano antes de arrojarla a H, quien la atrapó con ambas manos y esperó a que Rhyperior regresara con la roca…

~ 8 Horas Transcurridas ~
H Uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
https://www.pokemon-ysiel.com/t4514-expediente-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t4621-pc-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t5081-cronologia-de-h-uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
H Uchiha
Entrenador Pokémon

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Vie Sep 07, 2018 5:36 pm
Una vez que la roca de Rhyperior estuvo en el centro de ese círculo de amigos, H puso la enredadera sobre ella, y llamó a Tangrowth haciéndole gestos con la mano, haciendo que él se pusiera de pie y caminara hasta donde estaba su entrenador. – De acuerdo, necesito que uses tu movimiento Desarrollo en esto, y lo hagas crecer como uno de tus Látigos Cepa – señaló el joven, viendo una expresión extraña tanto en los ojos del tipo planta y en sus demás amigos que los observaban, pero sin discutir nada, el pokemon extendió sus manos hacia el trozo de vegetal que acababa de quitarse de su cuerpo. Poco a poco, esa liana fue creciendo más y más por ambos extremos, duplicando su tamaño en tan sólo un minuto, y luego de un par de minutos más ya tenía poco más de un metro.

Tangrowth había mantenido su mirada fija en la liana durante todo ese tiempo, pero en ese momento alzó la vista hacia su entrenador, buscando saber si debía detenerse. – Vas bien, sigue un poco más, por favor – dijo éste, haciendo que el tipo planta asintiera y volviera a bajar la vista para concentrarse. Sin embargo, mientras observaban todos con atención el trabajo de Tangrowth, H notó como su amigo verde azulado ya estaba cansado, respirando algo más rápido de lo normal, y con sus manos temblando por todo el esfuerzo que ya había hecho en ese bosque, lo que indicaba que seguramente había gastado demasiada energía con los árboles de antes.

– Es suficiente, muchas gracias – señaló, alzando su mano extendida en frente del tipo planta para que éste dejara de emitir esa energía verde, y que así pudiera descansar un poco. El joven tomó esa liana del suelo, y luego de hacer un par de nudos con ella se la ató a la muñeca, y el otro extremo lo puso debajo de la roca, para que el peso de ésta lo sostuviera. – ¿Qué les parece? Si nos atamos cuerdas podremos alejarnos, y luego es cosa de seguirlas para poder regresar, aunque pasemos entre esos árboles que apenas dan espacio para moverse – señaló, caminando hasta quedar detrás de Slowbro, y mostrando así que dejaría un rastro por donde pasara con esa liana. – Desde luego, necesitaremos tu ayuda, Tangrowth, y hay que ser muy cuidadosos para no romper las cuerdas – añadió H, quitándose el nudo y sacando el otro extremo de debajo de la roca.

Sin embargo, mientras H partía esa liana en 4 pedazos para que se crearan 4 cuerdas, descubrió otro problema: Tangrowth debía de hacer bastantes metros de esas lianas, y desde ya estaba muy cansado por toda la energía que gastó sanando a los árboles que Rhyperior había destrozado. Sin embargo, en cuanto se le vino a la mente el problema de la energía también llegó una solución. – Slowpoke, ¿Te molestaría prestarle de tu energía a Tangrowth? Tú puedes obtenerla usando Relajo, pero en este momento es urgente que pueda usar de forma constante su movimiento Desarrollo – señaló H, con algo de lentitud para que su amigo pudiera entenderle y así no tuviera que repetir esa petición.

El tipo agua se quedó mirándolo unos segundos, y luego cerró los ojos y asintió, sonriendo, por lo que H le acarició la cabeza y luego se giró hacia Tangrowth, quien ya tenía permiso para tomar la energía de Slowbro, por lo que extendió sus manos en su dirección, y emitió un par de rayos Rojizos usando su ataque Absorber, lo cual le permitió robar su poder al pokemon rosa. Nada más bastaron unos segundos de exposición a ese ataque, para que el tipo Planta estuviera lo suficientemente recuperado, y así estuviera en condiciones de realizar la tarea que su entrenador le pidió con los 4 trozos de liana. Por otro lado, Slowbro usó el movimiento Relajo, haciendo brillar su cuerpo levemente, y así restauró la energía que Tangrowth había tomado de él, quedando como nuevo, aunque no estuviera usando la energía para nada más que bostezas sobre el césped.

~ 10 Horas Transcurridas ~
H Uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
https://www.pokemon-ysiel.com/t4514-expediente-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t4621-pc-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t5081-cronologia-de-h-uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
H Uchiha
Entrenador Pokémon

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Vie Sep 07, 2018 5:39 pm
Luego de un par de horas de trabajo por parte de Tangrowth, debiendo pedirle prestadas solo 3 veces más su energía a Slowbro, finalmente el pokemon logró crear unas cuerdas de 16 o 17 metros de longitud, suficientes para poder alejarse una distancia considerable para explorar los alrededores con lujo de detalle. – Hiciste un gran trabajo, amigo, si quieres puedes volver a tu pokeball para descansar, te lo mereces – dijo H, mostrándole la esfera a Tangrowth, listo para meterlo allí cuando él se lo permitiera. Sin embargo, el tipo planta negó ante esa propuesta, ya que más que cansado por todo el esfuerzo, lo que tenía eran ganas de estirar las piernas, por lo cual se puso de pie, y se acercó a unos árboles, quedándose allí de pie a las instrucciones de su entrenador para explorar.

– Pues bien, así procederemos: Slowbro y Rhyperior, manténganse aquí cuidando el lugar. El resto nos ataremos a un árbol y caminaremos por los alrededores en busca de algún árbol frutal, agua o un espacio mayor a éste. De momento quizás no encontremos mucho, pero una vez que revisemos esta zona nos moveremos y buscaremos un poco más lejos de aquí – dijo, dándoles una cuerda a Flama para que las atara, y ayudando él mismo tanto a Decidueye como a Absol, para atarles uno de los extremos de sus lianas en las patas para que pudieran llevarlas sin perderlas. – No olviden no forzarlas, recuerden que están hechas de plantas y podrían romperse si tiran mucho de ellas. La prioridad será poner atención a las cuerdas, y lo segundo será la búsqueda, no quiero perder a nadie por un descuido – señaló H, atándose él también una cuerda a la muñeca mientras lo hacía.

Una vez que todos estaban listos, el joven amarró cada extremo de cuerda a diferentes árboles alrededor del claro, los cuales intentaban marcar una dirección en la que cada uno iría, siendo la única zona en la que no había una liana por donde habían llegado, ya que habían pasado por allí y no vieron nada. H luego le señaló uno de los árboles a Tangrowth, quien extendió su Látigo Cepa y lo ató a ese tronco, lo cual usaría en reemplazo de una cuerda hecha de forma artificial, lo que le ahorró bastante energía antes. – De acuerdo, supongo que todos tenemos hambre, así tratemos de ser rápidos. Si alguien encuentra algo, debe regresar al claro, en donde tú, Rhyperior, debes lanzar un Rugido con fuerza para que todos sepamos que algo pasa y podamos regresar de inmediato. ¿Todos de acuerdo? – preguntó, recibiendo un asentimiento de cabeza por parte de todos, a excepción de Slowbro, quien estaba de espaldas al centro del claro, mirando el tronco donde estaba atada la cuerda de Decidueye.

– Vámonos entonces… Cuídalo, por favor – señaló H a todos, aunque las últimas palabras eran dirigidas a Rhyperior, señalándole a Slowbro, para que el despistado pokemon no se metiera en problemas en su ausencia. De esa forma, todos se adentraron en sus respectivas direcciones cuando ya eran cerca de las 5 de la tarde, en busca de alguna fuente de alimentos para que pudieran sobrevivir en ese Bosque.

Pasaron unos 20 o 30 minutos en los que todos estuvieron moviéndose por los alrededores avanzando con dificultad entre esos gruesos árboles y sus raíces que alcanzaban bastantes centímetros de altura. Sin embargo, quien por fin pareció encontrar algo fue Decidueye, quien regresó al claro para reunir el resto, y todos pudieron escuchar el Rugido de Rhyperior, por lo que usaron las cuerdas como camino para volver a indagar que habían encontrado.

Una vez que el grupo entero se reunió nuevamente, Decidueye les señaló que lo siguieran para ver que es lo que había encontrado, por lo que todos se desataron las cuerdas a excepción del ave, y los exploradores se metieron hacia donde los guiaba éste, quien avanzó en la dirección en la que le había tocado explorar, la cual era opuesta a la entrada del Bosque. Casi al límite de lo que le permitía avanzar su cuerda, Decidueye alzó sus alas y voló justo hacia arriba de donde se encontraba, aterrizando sobre una de las ramas y señalando hacia la misma dirección en la que estaban avanzando, pero que ya no podían ir para no perderse. H y Flama se miraron un momento, dispuesto a adentrarse un poco más allá. – Átame con tu Látigo Cepa, y quédense aquí un momento – le dijo el joven a Tangrowth, quien extendió una de sus lianas y enrolló su extremo en la muñeca de su entrenador, quien agradeció con un asentimiento de cabeza, y luego comenzó a avanzar hacia donde Decidueye le había indicado.

Solo avanzaron unos 5 metros entre esos árboles tan unidos, cuando finalmente pudieron ver a lo que se refería: Los árboles de pronto dejaron de estar tan juntos, convirtiéndose en un bosque normal por el cual se podía caminar con normalidad, aunque las copas de sus árboles eran tanto o más espesas que los de la zona anterior de donde venían ellos, por lo que las hojas eran tan abundantes que seguían cubriendo de igual forma el cielo, apenas dejando pasar algunos rayos del sol. Mientras observaba ese detalle, H recibió un leve codazo de Flama, por lo cual enfocó su mirada en él, y el pokemon le señaló hacia un grupo de árboles, más pequeños que los del resto del bosque, pero que de su copa se asomaban abundantes bayas Zidra…

~ 12 Horas Transcurridas ~
Admin Ysiel
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Admin-Ysiel
201211
0
0
https://www.pokemon-ysiel.com/
https://www.pokemon-ysiel.com/
https://www.pokemon-ysiel.com/
https://www.pokemon-ysiel.com/
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Admin-Ysiel
201211
0
0
Admin Ysiel
Webmaster

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Admin-Ysiel
201211
0
0
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Vie Sep 07, 2018 5:39 pm
El miembro 'H Uchiha' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Moneda' :
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] P4kq2610
H Uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
https://www.pokemon-ysiel.com/t4514-expediente-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t4621-pc-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t5081-cronologia-de-h-uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
H Uchiha
Entrenador Pokémon

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Dom Sep 09, 2018 9:47 pm
Facilidad: Arroyo.

Luego de pedirles a todos que se quedaran donde estaban, H utilizó la cuerda de Decidueye para regresar al claro que los cobijó por tantas horas de preparación en lo que creían era un bosque complejo de explorar, lo que resultó ser solo una zona diferente, o eso esperaban, ya que él deseaba que el resto del lugar fuera como el área que acababan de encontrar.

– Es un lugar hermoso, mucho más que éste, los llevaré de inmediato – señaló H a Rhyperior y Slowbro, aunque solo la primera se emocionó un poco, ya que el tipo agua se mantuvo con su expresión de distraído, y antes de que reaccionara de alguna forma, ambos fueron regresados a sus respectivas pokeballs, para que así pudieran moverse con facilidad en el cinturón de su entrenador, en lugar de pasar con dificultad entre todos esos árboles tan gruesos. Además de sus amigos, H desató y enrolló todas las cuerdas que habían usado, ya que nada le decía que no las podrían necesitar más tarde, e incluso comenzó a recoger la cuerda de Decidueye, la cual seguía en uso, pero la iba enrollando a medida que iba avanzando de regreso a la ubicación de éste y del resto de sus amigos, quienes lo esperaban junto a ese bosque más amplio.

Una vez que H llegó hasta donde estaban sus amigos, sentados sobre las raíces esperándolo, éste les hizo una señal para que lo siguieran, y comenzó a caminar hacia esa nueva zona más espaciosa, entrando él y luego el resto del equipo, quienes quedaron maravillados con ese nuevo paraíso frente a ellos. El joven observó con satisfacción como sus amigos se dispersaban por las cercanías, admirando ese hermoso lugar, aunque de inmediato su concentración se fue hacia sus manos, para liberar también a Rhyperior y a Slowbro otra vez de sus respectivos dispositivos para que se unieran a sus compañeros.

– ¡Disfruten del lugar, pero no se alejen mucho! – les señaló a todos, mientras se acercaba a Decidueye y terminó de desatarle la cuerda de la pata, para así poder guardarla y que el pokemon tuviera completa libertad para moverse o incluso volar para reconocer el terreno.

Posterior a eso, H y Flama se acercaron a los árboles de bayas Zidra, comprobando que se trataba de ese tipo de frutas, para empezar, y aunque querían recoger algunas para darles a sus amigos, el hambre no pudo con nadie, ya que todos los pokemon, a pesar de quedar maravillados con el lugar, pronto notaron la presencia de esos pequeños árboles frutales, por lo cual se acercaron a ellos para comer, aunque ya podría considerarse como una cena al ser cerca de las 7 de la tarde, luego de haber pasado todo el día en el claro. – De acuerdo, comamos, pero en orden. Dos cada uno para empezar. ¿Nos das una mano, Tangrowth? – dijo el joven, ante lo cual el tipo planta asintió, y extendió sus Látigos Cepa para tomar una a una las bayas Zidra, y dejarlas caer, mientras H y Flama, parados bajo el árbol, las atrapaban para posteriormente arrojarlas al resto del equipo.

De esa forma, todos comieron las frutas con muchas ganas, y a pesar de que su tamaño era bastante grande, no fue suficiente para calmar el apetito de todos, por lo cual el grupo se desplazó hacia el siguiente árbol para no sobreexplotar el primero, y allí repitieron el proceso, sacando otras 14 bayas Zidra para que todos pudieran comer un par más.

Ya con una preocupación menos, todo el grupo comenzó a explorar los alrededores, más que nada para contemplar la naturaleza que los rodeaba, admirando toda la vegetación del lugar, el suave movimiento de las ramas sobre ellos por las brisas, e incluso los hilos de luz que pasaban entre las copas de los árboles y marcaban líneas diagonales en el lugar. Sin embargo, los rayos del sol ya comenzaban a desaparecer de a poco, lo que significaba que la noche estaba a punto de caer y apenas habían logrado llegar a ese lugar, por lo que H decidió moverse un poco más a ver si lograban encontrar un lugar adecuado para pasar la noche, a pesar de que donde estaban ya era un lugar perfecto, desde su punto de vista…

~ 14 Horas Transcurridas ~
H Uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
https://www.pokemon-ysiel.com/t4514-expediente-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t4621-pc-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t5081-cronologia-de-h-uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
H Uchiha
Entrenador Pokémon

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Dom Sep 09, 2018 9:49 pm
H dejó que sus amigos juguetearan un rato más por los alrededores mientras él recogía unas cuantas bayas más, en caso de no volver a encontrar frutas de camino allí, aunque cuando llegaron a esa zona del bosque él pudo notar que esos árboles seguían por muchos metros hacia el fondo del bosque, o al menos lo visible desde ese punto por donde había mirado.

– ¡De acuerdo chicos, movámonos un poco a ver si encontramos un buen lugar para pasar la noche! – les dijo a todos, mientras acomodaba su bolso luego de llenarlo de bayas, y haciéndoles luego una señal con la mano, antes de empezar a caminar en dirección opuesta a la zona del bosque más espeso, en donde habían pasado casi todo el día.

La caminata fue bastante tranquila, utilizando la escasa luz de sol que aun lograba iluminar parte del bosque, en donde algunos avanzaban con tranquilidad, pero Absol, Decidueye y Tangrowth parecían ir con bastante entusiasmo, jugando entre ellos incluso. En particular, el ave sobrevolaba a sus amigos todo lo que las espesas ramas sobre ellos le permitían, mientras que el tipo planta utilizaba sus Lianas para columpiarse de rama en rama, persiguiendo a su amigo alado. A su vez, Absol simplemente corrió tras ellos, aprovechando los momentos en que Tangrowth colgaba de las ramas para saltar hacia él y tratar de atrapar alguna de sus lianas, siendo un juego de persecuciones improvisado por los tres.

Por otro lado, H, Flama, Rhyperior y Slowbro solo caminaban admirando el paisaje, en especial el tipo agua, quien finalmente podía mantener su atención en el entorno y no perderse en sus pensamientos, gracias al gusto que tenía por la naturaleza. En el camino, el joven y sus amigos observaban que los árboles de bayas seguían estando presentes en las cercanías, aunque a medida que avanzaban, notaban como los árboles volvían a juntarse poco a poco, pero por suerte no era al extremo de estar a menos de un metro, como ocurrió durante la zona de la entrada en la que estuvieron durante el día.

Pasados un buen rato de caminata en los que el paisaje no parecía tener nada de diferente o sobresaliente a simple vista, a excepción de la distancia entre los árboles, cuando la oscuridad ya empezaba a limitar la vista de todos, incluso hizo que Tangrowth, Decidueye y Absol dejaran de corretear por ahí para unirse a sus amigos y evitar perderse de repente. Para iluminar un poco, cosa que resultó bastante bien, Flama encendió las llamas de sus muñecas y alzó sus brazos hacia arriba, improvisando de esa forma un par de linternas que iluminaban un radio de al menos 3 metros sin ningún problema.

Ya estaba bastante oscuro cuando H ya estaba considerando la idea de detenerse allí mismo y descansar por fin junto a sus amigos, pero cuando se disponía a parar para buscar un buen sitio, Absol, Tangrowth Decidueye e incluso Slowbro comenzaron a correr hacia adelante, adelantándolo unos cuantos metros y comenzando a celebrar por algún motivo en la oscuridad frente a los demás. El joven corrió tras ellos para investigar de qué se trataba todo ese alboroto, y descubrió con emoción como en su camino se atravesaba un pequeño arroyo, tan delgado que se podía pasar por encima dando un paso, pero era agua, al fin y al cabo, una fuente de vida que les ayudaría en esa aventura.

– Que maravilla, amigos, parece que este día terminará bastante bien – señaló el joven, inclinándose para meter las manos en esa corriente, y notar como estaba bastante fresca, por lo que se lavó las manos y la cara de inmediato. Sus compañeros que disfrutaban del Agua también aprovecharon de refrescarse, aunque las bayas Zidra fueron suficientes para calmar la sed durante la tarde, el gusto de beber ese líquido natural fue bastante placentero para la garganta de todos.

~ 16 Horas Transcurridas ~
H Uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
https://www.pokemon-ysiel.com/t4514-expediente-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t4621-pc-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t5081-cronologia-de-h-uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
H Uchiha
Entrenador Pokémon

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Dom Sep 09, 2018 9:52 pm
Una vez que todos se refrescaron, H guio a sus amigos un poco lejos del arroyo para evitar que cayeran al agua por accidente durante la noche y pescaran un resfriado. De esa forma, el grupo se estableció al pie de un árbol a unos 5 metros de esa corriente líquida, en donde todos se acomodaron como mejor pudieron: A excepción de Tangrowth y Decidueye, quienes subieron a las ramas del árbol para acomodarse allí, se recostaron sobre el césped para poder dormir, cayendo en inconsciencia casi de inmediato por el cansancio que sentían luego de haber estado todo el día tratando de solucionar su problema de sobrevivencia.

La noche estuvo tan tranquila para el grupo, que con los primeros rayos del sol que lograron filtrarse por las espesas hojas y ramas sobre el bosque pudieron despertar completamente recuperados, llenos de energía para poder continuar con esa aventura. Todos se estiraron con bastante flojera, lo que indicaba que estaban tan cómodos que se sentían como si estuvieran en sus propias camas o nidos, debido principalmente al espeso césped combinado con los tréboles que le daban nombre a ese bosque.

Flama y Rhyperior fueron a recolectar algunas bayas para el desayuno, mientras el resto iba al arroyo y se lavaban un poco para refrescarse, en vista de que los primeros dos no tenían demasiado interés en el líquido a causa de su desventaja de tipo. En tan sólo 5 minutos, todos estaban sentados en círculos, comiéndose 3 bayas cada uno para poder tener energías suficientes durante el transcurso del día. – No quiero que agotemos toda la comida del bosque, y no sé cuánto tiempo estaremos aquí… Tangrowth, sé que ayer hiciste mucho por el equipo, pero debo pedirte tu ayuda de nuevo… ¿Podrías de vez en cuando ir a esos árboles y hacer crecer sus frutos con tu movimiento Desarrollo? – le pidió el joven al tipo planta, quien asintió con una expresión de tranquilidad que calmó la culpa de H por exigirle tanto a su amigo.

– De acuerdo, yo meditaré un rato, ustedes son libres de hacer lo que quieran, siempre que no causen destrozos en el lugar… Y si quieren explorar, no se alejen mucho y no vayan solos, aquí están las cuerdas, por si quieren marcar su camino de alguna forma – señaló el entrenador una vez que todos terminaron de comer, a la vez que sacaba las cuerdas de su bolso y las colgaba de una rama baja del árbol que los había cobijado durante la noche. Tras eso, él caminó hacia el arroyo y se acomodó cerca de la corriente de agua, sentándose de piernas cruzadas sobre la tierra cubierta de césped.

Una vez que H se encontró lo suficientemente cómodo en ese lugar, se sentó de forma recta manteniendo sus piernas cruzadas, y cerró sus ojos para dejar que su mente fuera más propenso a los sonidos y aromas del entorno, lo que le ayudaría a pensar un poco mejor en como volverse uno con el Bosque. Junto con el olor de la vegetación y la humedad que había junto al agua, el joven podía escuchar la corriente de ese liquido chocando con diversos obstáculos dentro del arroyo, seguramente rocas o raíces, y un poco más lejos podía escuchar las ramas y hojas moviéndose con el viento del exterior. Sumado a esos, los sonidos que hacían algunos de sus pokemon al corretear por ahí se podía sentir de vez en cuanto, aunque quien era más notorio era Rhyperior, de quien podían sentirse incluso sus pisadas a través de vibraciones del suelo causadas por su peso.

Una vez que el joven se vio completamente inmerso en ese ambiente natural, finalmente se decidió a pensar en la forma en que pasarían esa primera prueba que les impuso el cartel de la entrada, al mismo tiempo que sus ideas eran influenciadas por el entorno, todo lo cual era gracias a la meditación que el joven practicaba desde que era un joven luchador en la ciudad de Invictus, un hábito que había transmitido a varios de sus pokemon, en especial antes de enfrentarse a una aventura como un reto de gimnasio. Sin embargo, en esa ocasión el joven no encontró necesario que sus amigos se prepararan de esa forma, ya que la mayoría era amante de la naturaleza, y debido a lo que el cartel decía, él estaba seguro de que tendrían este tiempo que estaba usando para meditar…

~ 18 Horas Transcurridas + 6 Horas de Sueño -> 24 Horas Reales ~
Admin Ysiel
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Admin-Ysiel
201211
0
0
https://www.pokemon-ysiel.com/
https://www.pokemon-ysiel.com/
https://www.pokemon-ysiel.com/
https://www.pokemon-ysiel.com/
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Admin-Ysiel
201211
0
0
Admin Ysiel
Webmaster

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Admin-Ysiel
201211
0
0
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Dom Sep 09, 2018 9:52 pm
El miembro 'H Uchiha' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Moneda' :
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] P4kq2610
H Uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
https://www.pokemon-ysiel.com/t4514-expediente-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t4621-pc-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t5081-cronologia-de-h-uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
H Uchiha
Entrenador Pokémon

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Jue Oct 11, 2018 1:18 pm
Facilidad: Huellas.

Cuando H comenzó a analizar lo que estaba haciendo en ese lugar, y a pensar en una forma de volverse uno con el Bosque que lo rodeaba, decidió pensar a fondo y de forma lógica lo que debía aprender allí para poder llegar al desafío del gimnasio.

Su primera idea, y de forma muy básica para comenzar, fue tener presente al Bosque como un conjunto de árboles en un ambiente que no ha sido intervenido por el hombre, o eso fue lo que había podido apreciar en su estancia en el lugar, siendo la única señal humana la que se encontraba afuera, en el cartel que daba el único consejo para entrar allí. Además de eso, muchos arbustos por los alrededores, el arroyo que cruzaba la zona, y uno que otro pokemon tipo planta que el joven divisó a la distancia, pero que huyeron en cuanto ellos notaban la presencia del grupo extraño.

Todo eso hizo que H pensara en el bosque como, más que en un lugar lleno de árboles, un complejo conjunto de muchas más cosas, en donde se incluían tanto las demás plantas del lugar: arbustos, césped, enredaderas, como el arroyo que ofrecía hidratación a todo, además de los pokemon podrían ser necesarios para encargarse de los posibles cuidados de ese hábitat, como sacar algunas ramas de los árboles que les moleste o por accidente, lo que ayudaría a podarlos un poco, o incluso ayudarían moviendo semillas de un lugar a otro para que los árboles se expandieran por otros lugares. Además, todo el césped que los pokemon podrían comer o las bayas, lo que ayudaría a que el pasto no fuera un caos de varios metros de altura, o estuviera lleno de frutas podridas en el suelo.

H abrió los ojos un momento, sonriendo por todo el planteamiento que había hecho sobre el bosque. Desde luego que todo eso lo sabía de antes, pero nada más que meras ideas revueltas en diferentes situaciones, por lo que estaba orgulloso de haber podido ordenar todo eso en una sola idea de lo que se trataba ese ecosistema. – Cada ser en este lugar tiene algo que aportar a la palabra bosque – susurró, observando todo a su alrededor para verificar que lo que había dicho tenía sentido.

Al darle un vistazo a sus pokemon, lo primero que el joven notó fue que Tangrowth se encontraba jugando con un par de Tangelas y un Pansage, siendo este último uno de los pokemon que H deseaba capturar para poder conseguir al trío de monos, pero en ese momento negó con la cabeza. Sabía que no debía capturar a ningún pokemon del lugar si quería ser uno con el bosque, ya que llevarse a un ser vivo de ese lugar alteraría de alguna u otra forma a todo el ecosistema, sin mencionar que, para ahorrar espacio en su bolso no había traído ninguna pokeball vacía que le sirviera para atrapar nuevos compañeros.

Aceptando que no podría hacer esa actividad como entrenador pokemon, el joven desvió la mirada, notando como Rhyperior, Slowbro y Decidueye se encontraban bajo el árbol donde habían decidido pasar la noche anterior, siendo los únicos pokemon que faltaban en los alrededores eran Flama y Absol. – ¿Rhyperior, los chicos fueron a explorar? – preguntó el joven en voz alta, sin gritar para no llamar la atención de los pokemon salvajes y espantarlos. El rinoceronte se sobresaltó al escuchar la voz de su entrenador, pero en cuanto logró encontrarlo con la mirada simplemente asintió con la cabeza, tranquilizando a H con su respuesta.

Tras eso, el joven volvió a cerrar sus ojos para regresar a su meditación, tardando unos cuantos minutos en alcanzar ese estado de relajación y unión con el entorno natural. En cuanto lo logró, la primera pregunta que se le vino a la mente fue ¿Cómo podría ser parte del bosque, sabiendo que era un conjunto de seres vivos viviendo en armonía? De momento no lo había hecho tan mal, había intentado no dañar nada del lugar, y el pequeño accidente que provocó Rhyperior fue solucionado gracias al movimiento de Desarrollo de Tangrowth, pero debía ir más allá, hasta el punto de contribuir a la vida en ese lugar…

~ 20 Horas Transcurridas + 6 Horas de Sueño -> 26 Horas Reales ~
H Uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
https://www.pokemon-ysiel.com/t4514-expediente-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t4621-pc-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t5081-cronologia-de-h-uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
H Uchiha
Entrenador Pokémon

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Jue Oct 11, 2018 1:22 pm
Luego de pasar un buen rato pensando en diferentes formas de contribuir al bosque para ser parte de él, H por fin ordenó todas sus ideas, por lo cual volvió a abrir sus ojos, a tiempo de observar a Flama y Absol regresando con tranquilidad desde la misma dirección en la que deberían continuar para avanzar en su aventura, o al menos eso creía el joven, ya que era la opuesta a la entrada.

– ¿Algo interesante? – preguntó el joven al Blaziken, una vez que ambos estuvieron lo suficientemente cerca. El tipo fuego asintió, y luego dio un fuerte pisotón sobre el suelo. Todos lo miraron extrañados, pero cuando Flama volvió a levantar su pie, señaló al suelo, donde había dejado una leve marca sobre el césped por el peso que había puesto allí. – ¿Huellas? De acuerdo, luego las veremos, pero antes quisiera intentar algo – dijo, haciéndole una señal con la mano a ambos recién llegados, para que lo siguieran al árbol donde habían dormido la noche anterior.

Todos llegaron al lugar, incluso Tangrowth, quien había dejado de jugar con sus preevoluciones y el Pansage al ver que su entrenador se movía luego de haber estado un par de horas con los ojos cerrados junto al arroyo. Como si fuera una reunión, todos se sentaron en círculos mientras el joven ordenaba sus ideas para darlas a conocer a su equipo, lo que terminó ocurriendo en un par de minutos más. – De acuerdo, estuve meditando sobre el asunto, y creo que, si queremos ser parte del bosque, debemos contribuir a él como lo hace cada árbol, arbusto, césped o pokemon que aquí vive – señaló, abriendo luego su bolso y repartiendo las 7 bayas Zafre que había guardado el día anterior.

– Aún no es hora de comer, pero quiero que coman esto, y dejen solo las semillas – añadió, poniéndose de pie mientras comía su baya, y caminando hacia el arroyo, en donde recogió una piedra un poco más grande que su mano, y la llevó de regreso con el grupo, quienes seguían masticando sus respectivos alimentos, a excepción de Rhyperior, quien se la comió completa con apenas un par de mordiscos.

En alrededor de un minuto más, los seis restantes terminaron sus bayas por completo, por lo que todos siguieron el ejemplo de su entrenador, dejando las semillas que quedaron sobre la piedra que él acababa de traer. – Tangrowth, necesitaré de tu ayuda otra vez, solo has que broten algunas raíces de ellas para poder sembrarlas – solicitó el joven, ante lo cual, el pokemon mencionado simplemente extendió una de sus manos hacia la roca, y usó su movimiento Desarrollo sobre ella, exponiendo las semillas a esa energía y logrando que poco a poco comenzaran a abrirse y a mostrar pequeños hilos amarillos, cafés e incluso algunos brotes verdes.

En cuanto las semillas estuvieron lo suficientemente crecidas como para sembrarlas, el joven le hizo una señal con la palma de la mano a Tangrowth, y éste de inmediato se detuvo, permitiéndole a su entrenador tomar los 6 brotes y caminar con ellos hacia las zonas algo despejadas de árboles de ese bosque. Luego de observar la zona unos segundos, y asegurándose de que estaba en un lugar algo equilibrado del bosque, en donde un árbol no estaría cerca de otro de forma muy notable, H se agachó, y comenzó a meter la mano dentro del suelo, con cuidado de no dañar la superficie y el césped en ella.

Una vez que el joven puso con cuidado la semilla abierta con las raíces apuntando hacia abajo, tapó con cuidado el agujero que había hecho usando la misma tierra y césped que había quitado, aunque la zona quedó levemente levantada. En cuanto H se puso de pie, Tangrowth utilizó su movimiento Desarrollo otra vez durante un rato, hasta lograr que un pequeño tallo emergiera a la superficie, sobresaliendo entre el césped para saber donde se encontraba esa nueva planta.

Repitiendo el mismo proceso con las otras 5 semillas, H y sus amigos se alejaron un poco para ver esos pequeños tallos sobresaliendo a varios metros de distancia unos de los otros, lo que en unos años se convertiría en otro pequeño bosque de árboles frutales, similares al que estaba unos metros más atrás, de donde habían sacado las bayas hasta ahora. – El Bosque de los Tréboles nos albergó y alimentó durante todo este tiempo, supongo que una forma de ser parte de él es agradecerle como es debido y retribuir lo que hizo por nosotros… Con estos nuevos retoños contribuimos a que siga vivo por mucho tiempo más – explicó el joven, sin quitarle la vista de encima a todos esos tallos, sabiendo que sus amigos estarían cerca de él, escuchándolo.

– Slowbro… ¡Slowbro! Por aquí, ¿Podrías usar tu Danza Lluvia? Démosle algo de hidratación al bosque – le dijo el joven al tipo agua, quien parecía no escucharlo a la primera, pero al escuchar esa petición, de inmediato dio un par de pasos sin moverse de su lugar, y de esa forma creó varias nubes oscuras sobre ellos, aunque por debajo de las copas de los árboles más altos. Antes de que algo malo pasara, Flama dio varios saltos para alejarse de la zona de lluvia, mientras que H extendió una pokeball en dirección a Rhyperior y lo introdujo en su interior, resguardándolo del agua que pronto empezaría a caer sobre ellos…

~ 22 Horas Transcurridas + 6 Horas de Sueño -> 28 Horas Reales ~
Calathea
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Calapeque
369
20
2125
https://www.pokemon-ysiel.com/t9058-el-hada-del-encinar-calathea-id
https://www.pokemon-ysiel.com/t9930-el-bosque-de-los-treboles-calathea-s-storage#369580
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Calapeque
369
20
2125
Calathea
Coordinador Pokémon

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Calapeque
369
20
2125
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Jue Nov 29, 2018 11:57 am


Éxito




A medida que el gentil sonido de las gotas de lluvia que salpicaban el follaje del bosque iba llenando el silencio, algo extraño pareció tener lugar. Tanto el joven entrenador como sus pokémon pudieron oír un extraño crujir de madera a sus espaldas. Cuando se giraron, vieron que el gran árbol bajo el cual habían pasado la noche parecía haber cambiado, puesto que su vetusta corteza se había abierto en dos como si de las puertas de un armario natural se tratasen.

Si se asomaban a ver qué o cómo se había ocasionado aquel extraño fenómeno, encontrarían que lo que el anciano y majestuoso árbol les revelaba era una parte de su tronco desnuda en las que un críptico mensaje había sido grabado sobre la madera hacía mucho, mucho tiempo, puesto que esta parecía haberse regenerado en torno a las heridas ya.

El mensaje rezaba lo siguiente:

«  Para aquellos que han aprendido a ser uno con el bosque solo hay un consejo:

No encontraréis la plenitud solos. Pedid ayuda a los demás. »





@Meiyo
H Uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
https://www.pokemon-ysiel.com/t4514-expediente-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t4621-pc-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t5081-cronologia-de-h-uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
H Uchiha
Entrenador Pokémon

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Sáb Dic 22, 2018 4:21 pm
La lluvia creada por Slowbro fue bastante constante durante un par de minutos, lo que hizo que la vestimenta de H y el pelaje, plumaje o vegetación de sus compañeros terminaron completamente empapados, aunque nadie se perturbó por ese hecho, y todos se limitaron a observar en silencio como los pequeños retoños de las plantas eran hidratados por ese efecto climático. A pesar de que el agua había dejado de caer tras esos minutos, ninguno de los presentes hizo ningún movimiento: Los pokemon solo parecían estar imitando la actitud de su entrenador, pero éste se mantuvo con mucha tranquilidad de pie frente a ese pequeño e improvisado campo de plantas, notando la calma que entregaba el bosque, y la belleza de la nueva vida emergiendo del suelo. Le sorprendió enormemente que esos pequeños e inocentes tallos se convertirían en grandes y robustos árboles de frutas capaces incluso de salvar vidas, como las de ellos.

Sin embargo, tras un largo silencio que pareció eterno, algo llamó la atención de todo el grupo: Todos los Tangela con los que Tangrowth había estado jugando un rato antes, que hasta ese entonces se habían quedado a la vista de H pero guardando una distancia prudente, comenzaron a alejarse de repente, todos al mismo tiempo y de una forma algo apresurada, de la misma forma en la que las aves abandonaban algún lugar cuando ocurría algún desastre. Temiendo alguno de ellos, el joven se puso en guardia de inmediato y se preparó para algún posible problema, siendo lo más probable en medio de un bosque lejos del mar o la montaña, algún movimiento sísmico que estuviera a punto de ocurrir.

Tras unos momentos, H recordó la habilidad de Absol de predecir ese tipo de desastres, por lo cual la miró de inmediato y descubrió que ésta se encontraba mirando hacia atrás, específicamente a Flama, quien se encontraba debajo del árbol donde ellos se habían establecido, lugar al que se había dirigido para poder evitar el agua de la lluvia. – ¿Ocurre algo? – preguntó el joven, justo antes de que su pokemon, sin siquiera mirarlo, empezó a correr en dirección a Flama. H la observó unos segundos, y decidió seguirla, aunque al empezar a caminar hacia el árbol, notó como la corteza de éste se había abierto en el centro, y rebeló que dentro de ésta había una especie de cartel, siendo esto último lo que terminó por confirmar para el joven que eso no estaba ahí antes, ya que, de haberlo estado, lo más probable es que lo hubiera visto a simple vista.

Luego de acercarse hasta ese cartel, seguido del resto de sus amigos excepto Slowbro, H sacó a Rhyperior de su pokeball ahora que había dejado de llover y era seguro para él estar afuera, y luego analizó el cartel unos momentos, antes de enfocarse en su mensaje. – “Para aquellos que han aprendido a ser uno con el bosque solo hay un consejo: No encontraréis la plenitud solos. Pedid ayuda a los demás...” – leyó el joven en voz alta, para que todos sus pokemon se enteraran del mensaje, incluso Slowbro, quien ya se había dado cuenta de que todos se habían ido al árbol, y empezó a caminar hacia allá para acercarse. Tras unos segundos de silencio, H por fin se dispuso a discutir sobre ello. – ¿Qué creen que signifique? Creo que es específico y a la vez demasiado generalizado… Obviamente nosotros somos los que técnicamente hemos aprendido a ser uno con el bosque, ¿No? Pero lo otro… ¿Quiénes son esos “demás”? – dijo, hablando con lentitud mientras iba pensando en ello, notando como algunos de sus pokemon asentían a sus palabras, mientras los otros sólo se quedaban con la mirada pensativa hacia la nada.

Luego de unos cuantos minutos de silencio y análisis del mensaje, por fin Tangrowth pareció romper el silencio, poniéndose de pie de un salto luego de haberse acomodado sobre el césped, y caminó unos cuantos pasos lejos del grupo, señalando con ambas manos la dirección en la que se habían ido los Tangela. – ¡Eso es! Es lo más lógico en este momento – dijo el joven, ya que su amigo le hizo recordar que los pequeños pokemon salvajes habían huido del lugar justo cuando el árbol reveló el cartel, y desde entonces todo el bosque alrededor pareció quedarse en silencio, a excepción de la brisa moviendo las ramas y hojas, y la respiración de los miembros del grupo cuando él no estaba hablando. Ese silencio comprobaba que no solo los Tangela, sino que todo pokemon salvaje se alejó al momento de pasar esa prueba, lo que podría sugerir que ellos eran los “demás” que mencionaba el cartel. – De acuerdo, entonces pidamos ayuda a los pokemon – señaló el joven, estirándose un poco mientras sus compañeros se ponían de pie, y luego comenzaron a caminar en la misma dirección en donde los pokemon habían ido a explorar antes, en donde además reportaron haber encontrado algunas huellas extrañas, siendo esa la primera pista que seguirían para buscar a alguien que los ayude…
Admin Ysiel
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Admin-Ysiel
201211
0
0
https://www.pokemon-ysiel.com/
https://www.pokemon-ysiel.com/
https://www.pokemon-ysiel.com/
https://www.pokemon-ysiel.com/
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Admin-Ysiel
201211
0
0
Admin Ysiel
Webmaster

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Admin-Ysiel
201211
0
0
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Sáb Dic 22, 2018 4:21 pm
El miembro 'H Uchiha' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Jardín Eterea' :
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Cacnea
H Uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
https://www.pokemon-ysiel.com/t4514-expediente-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t4621-pc-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t5081-cronologia-de-h-uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
H Uchiha
Entrenador Pokémon

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Miér Dic 26, 2018 11:29 pm
El grupo no pudo avanzar mucho más de 200 metros para cuando H tuvo que detenerse, ya que su ropa mojada era demasiado molesta y pesada como para aguantar una larga caminata hasta quien sabe donde se dirigieran. Para poder continuar, el joven se quitó casi todo de encima, salvo la ropa interior, y puso todo estirado sobre la cabeza de Tangrowth, a ver si éste lograba absorber algo de la humedad de ella para poder hidratarse de alguna forma, si es que eso era posible de alguna forma.

Tras una pausa de unos 10 minutos, en la que Flama utilizó algunas ascuas para ayudar a secar la ropa, H por fin logró sentirse cómodo con su ropa interior, así que tomó la segunda muda que llevaba en la mochila y se la puso, siendo una camiseta negra y unos pantalones del mismo color, aunque su capa y el resto de vestimenta seguía estando demasiado húmeda como para usarlas. Debido a eso, el joven tomó un palo cercano y ató la capa allí para convertirla en una especie de bolsa, en donde además metió la camisa y pantalones mojados, tras lo cual se lo acomodó en el hombro similar a cierto personaje popular cuando se iba de su vecindad, y de esa forma pudieron continuar avanzando en busca de la ayuda que el cartel les solicitaba.

Luego de caminar por unos 40 minutos en medio de ese frondoso bosque, siguiendo a Absol que cumplía el papel de guía mientras Flama se mantenía saltando de rama en rama por los altos árboles, la tipo siniestro por fin se detuvo en medio de dos árboles, haciendo que todos se asomaran hacia allí para ver cual era el motivo. Todos excepto Slowbro, quien además de ser el causante de tener que avanzar a paso lento para no dejarlo atrás, al ver que todos se detuvieron sólo se volteó hacia un árbol y se dedicó a observarlo unos segundos, con una expresión de nulo interés.

Lo que realmente quería mostrar Absol eran las huellas que se marcaban en el césped, no eran demasiado notorias a simple vista, pero al enfocarse en dicha zona podía verse unas pisadas que marchaban en la misma dirección en la que iba el grupo, aunque sólo duraban unos cinco metros antes de volver a desaparecer nuevamente, dejando esa pista como una mera dirección, la cual ni siquiera podrían saber si era la correcta. – Al menos va en dirección opuesta a la entrada, creo que eso inclina las probabilidades de que vaya hacia el gimnasio. – dijo H, alzando la vista para mirar hacia adelante, y ver si a lo lejos, en la misma dirección de las pisadas, podía verse alguna nueva pista sobre el siguiente desafío. Sin embargo, el bosque seguía siendo demasiado frondoso como para poder distinguir algo más allá de 10 metros, por lo cual no fue posible ver mucho más que eso hacia adelante, o hacia cualquier dirección.

Tras pensar por unos segundos alguna otra alternativa, por fin el joven decidió que sería lo siguiente que harían: – De acuerdo, no hay más pistas, avancemos en esta dirección y busquemos a algún pokemon que nos pueda ayudar – dijo, señalando con su mano hacia donde apuntaban las pisadas. Todos asintieron y empezaron a andar en esa dirección, a excepción de Slowbro, a quien Decidueye tuvo que lanzarle una flecha en la espalda para que pudiera reaccionar, y volviera a caminar siguiendo al grupo.

Pasaron varios minutos de caminata en lo que nadie vio más que troncos y ramas con frondosas hojas a su alrededor, lo cual, casi por inercia, llevó a Flama y a Decidueye a separarse unos metros del grupo, intentando abarcar una mayor área de búsqueda, mientras esperaban poder encontrarse con algún pokemon del bosque que pudiera ayudarlos, siendo el búho el que cubría la derecha, y el tipo fuego iba por la izquierda. Gracias a ello, y luego de otros 20 minutos de caminata, el ave por fin estuvo a punto de recibir un ataque bastante sigiloso de Pin Misiles, los cuales vinieron desde el lado derecho del bosque. Por suerte, Decidueye fue lo suficientemente ágil como para alzar el vuelo justo antes de recibir los impactos, los cuales terminaron por chocar con el tronco de un árbol.

El ataque llamó la atención de todo el grupo, excepto, obviamente, de Slowbro, quien siguió caminando unos cuantos pasos hasta que Absol lo detuvo y lo desvió hacia la derecha, hacia donde se dirigían todos los demás para ver quien era el ejecutor de ese movimiento. – ¡Alto! – La voz de H rompió el silencio del bosque, dirigida hacia Decidueye, quien había sacado un par de sus plumas y se disponía a dispararlas hacia el lugar de donde provenía el ataque, donde una pequeña silueta verde se pudo notar. – Queremos su ayuda, no derrotarlo en un combate – añadió el joven, una vez que el ave dejó de tensar su arco para disparar sus flechas, momento en el que pudo haber un poco de calma. En cuanto sus pokemon parecieron calmarse, él pudo dar un par de pasos hacia el lugar donde se encontraba ese pokemon salvaje, quien, debido a las sombras de los árboles y muchos arbustos en sus alrededores, muy difícilmente podía distinguirse su identidad a lo lejos.

– Hola pequeño. No temas, no te haré daño – dijo H con lentitud, mientras daba un paso tras otro acercándose a él, intentando no hacer el más mínimo sonido con sus pies para no alertarlo. Sin embargo, de forma muy sorpresa, el pokemon salvaje dio un salto que lo sacó de las sombras, y antes de recibir una lluvia de Pin Misiles en la zona superior de su cuerpo, el joven alcanzó a ver un Cacnea apuntando hacia él, aunque sus reflejos lo hicieron cubrirse la cabeza con sus antebrazos casi de inmediato. Luego de cerrar sus ojos en un movimiento involuntario por el ataque, lo siguiente que sintió fueron varias puntadas en sus brazos y su pecho, como si hubiera recibido varias inyecciones en esos lugares, y para cuando pudo volver a mirarse, notó como su camiseta estaba destrozada en varios puntos, y detrás de éstos se podían ver varias heridas que empezaban a sangrar.

Tras aguantarse las muecas de dolor por unos segundos, H intentó calmarse y relajarse para no enfadarse por eso, por lo que volvió a sonreír lo más auténticamente posible, y volvió a fijar su vista en el Cacnea. – No te quiero hacer daño, necesitamos tu ayuda para llegar al gimnasio, es todo. – le dijo, avanzando un par de pasos más con mucha calma, mientras le mostraba sus palmas al tipo planta para que viera que no estaba ocultando nada. Lamentablemente, aun no fue capaz de hacer que el Cacnea confiara en él, por lo cual éste solo volvió a dar un salto, y aprovechando la nueva cercanía del extraño invasor, logró llegar hasta él y darle un fuerte golpe usando su Brazo Pincho, impactando de forma directa en su pecho y lanzándolo un par de metros hacia atrás, en donde fue atrapado por Flama antes de caer al suelo.

H tardó unos segundos en incorporarse, y cuando pudo hacerlo sintió de inmediato un intenso dolor en su pecho, notando como su camiseta había sido rasgada mucho más que antes, dejándolo casi completamente al descubierto, y además ahora tenía dos agujeros en su pectoral derecho, uno encima del otro, de los cuales brotaban unos abundantes hilos de sangre. – Estoy bien... – alcanzó a decir, parándose por sí solo con la ayuda de su pokemon, y luego se quitó de un tirón un trozo de la camiseta rota, la cual usó para hacer presión en las heridas del pecho. A pesar de toda la sangre, lo que más le provocaba dolor fue el impacto del golpe, no los agujeros que le había hecho ese Cacnea, por lo cual esperó un par de segundos antes de volver a intentar razonar con ese pokemon salvaje. – No te preocupes, no me enfadaré contigo por haberme herido, pero debes ayudarme a encontrar el gimnasio – le dijo, sonriendo con toda la tranquilidad que pudo mientras se acercaba por tercera vez. Sin embargo, esta vez metió su mano en el bolso con lentitud, y de allí sacó una baya Zidra, la cual extendió hacia el Cacnea para ofrecérsela como símbolo de amistad. – Ten, es un regalo para ti – le dijo, aunque sabía que era muy probable que ese pokemon no estuviera interesado en esa fruta, después de todo estaban rodeados de naturales, y muy posiblemente árboles frutales, aunque a simple vista no se veía ninguna en ese lugar…
Admin Ysiel
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Admin-Ysiel
201211
0
0
https://www.pokemon-ysiel.com/
https://www.pokemon-ysiel.com/
https://www.pokemon-ysiel.com/
https://www.pokemon-ysiel.com/
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Admin-Ysiel
201211
0
0
Admin Ysiel
Webmaster

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Admin-Ysiel
201211
0
0
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Miér Dic 26, 2018 11:29 pm
El miembro 'H Uchiha' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Amistad' :
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Cmgxrg10
H Uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
https://www.pokemon-ysiel.com/t4514-expediente-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t4621-pc-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t5081-cronologia-de-h-uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
H Uchiha
Entrenador Pokémon

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Vie Dic 28, 2018 6:41 pm
El Cacnea salvaje vio con desconfianza esa baya Zidra que H le ofrecía, pero de todos modos se acercó un poco a él e inclinó su cuerpo hacia la fruta, la cual olfateó un poco antes de acercarse otro poco y tomarla con rapidez, alejándose de inmediato unos cuantos metros para terminar de olfatearla con más tranquilidad. Cuando por fin decidió confiar en la oferta del extraño, el tipo planta la comió con bastante rapidez, terminándola en menos de un minuto, en el cual H intercambió miradas de victoria con Flama, Rhyperior, Decidueye y Tangrowth, mientras que Absol se mantenía unos pasos más atrás, cuidando del despistado de Slowbro para que no se perdiera en el caso de que empezara a caminar sin rumbo por ahí.

Cuando el Cacnea terminó por fin de comer, fijó su vista en los invasores del bosque, quienes se mantuvieron quietos en todo momento, con el objetivo de no espantarlo, siendo el único pokemon que habían logrado encontrar desde hacía mucho. – Soy H, estoy buscando el gimnasio para desafiar al líder, no busco causar problemas en el bosque – se presentó, agachándose para acercarse a la altura de esa criatura y así buscar que se sintiera familiarizado con él. Cada uno de los pokemon del equipo se presentaron también ante el Cacnea, incluso Slowbro, quien notó a sus amigos haciéndolo y se unió a los saludos, lo cual hizo que el tipo planta los fuera conociendo uno a uno, y por fin pareciera estar más tranquilo ante la presencia de esos visitantes.

– Entonces, ¿Puedes ayudarnos? Así podremos dejar de molestar en el bosque y seguirán con la tranquilidad de siempre – le dijo H a ese pequeño, palabras que al parecer terminaron de convencerlo, ya que luego de mirarlo unos segundos más de forma pensativa, por fin el pokemon salvaje asintió, aunque sin quitar esa expresión de sospecha de su rostro, y luego se volteó, empezando a caminar en la misma dirección en la que iba el grupo antes de encontrarlo. El joven se volteó para ver que sus amigos también habían visto al Cacnea colaborar, y al ver que todos estaban enterados, empezaron a caminar detrás de esa criatura, procurando no acercarse a más de 2 metros para no asustarlo, ya que aun era posible que él no confiara del todo en cualquiera de ellos.

En cuanto confirmó que Slowbro estaba siguiendo al grupo, H por fin pudo atender sus heridas, quitándose todos los restos de camiseta que le quedaban colgando de hombros y de los brazos, y la usó para crear una venda lo suficientemente larga como para rodear su torso y así tapar lo mejor que pudo sus heridas. No logró hacer un buen trabajo, pero al menos pudo vendar los dos agujeros que le hizo el último ataque del Cacnea, los cuales parecían ser más serios que el Pin Misil anterior. Sin embargo, el dolor que el impacto en su pecho ya comenzaba a molestar al entrenador cuando apenas llevaban unos 20 minutos de caminata con ese guía, así que fue menester que se detuvieran para poder descansar un poco y recuperar fuerzas, momento en el que aprovecharían para comer un poco.

Luego de buscar algún terreno lo suficientemente amplio como para que todos se sentaran en un círculo, incluso el Cacnea como invitado, H se sentó con dificultad delante de un árbol, el cual usó para apoyarse y así descansar sus heridas, y posteriormente empezó a sacar bayas de su bolso, las cuales repartió entre todos para que comieran. Sin embargo, ahora que tenían un invitado, el joven tuvo que restringir un poco las raciones, por lo que sólo le dio una fruta extra a Rhyperior, siendo el pokemon de más tamaño y que podría necesitar más de esa fruta que algún otro miembro del equipo. – No sabemos cuánto tardaremos en llegar al gimnasio, ni cuando podremos ver otro árbol de bayas, así que lo mejor será reservar comida de momento – les dijo a sus amigos, tras lo cual se acomodó en el tronco del árbol e intentó relajar su cuerpo para que descansara.

Flama tomó las ropas que aún seguían mojadas envueltas en la capa, y tras dar varios saltos hacia arriba del árbol donde estaba su entrenador, logró llegar a la copa del árbol, en donde se subió con cuidado y tuvo acceso al aire libre por encima del bosque, en donde extendió las prendas de H y las dejó un rato al sol, lo que ayudaría un poco a que se secaran mientras estuvieran descansando abajo. Para evitar que el viento o algún pokemon se llevara alguna de esas prendas, el Blaziken se quedó recostado en una rama cercana, aprovechando los rayos del sol para revitalizarse también como el tipo fuego que era.

Tras descansar por al menos una hora, H se puso de pie y llamó a todos para poder continuar con el viaje, sintiéndose algo repuesto de sus heridas, y notando con felicidad como el Cacnea había estado confiando un poco más en ellos, en especial en Slowbro, Absol y Tangrowth, con quienes había estado jugueteando durante ese tiempo de descanso. Flama bajó de la copa del árbol donde estaba con las prendas de su entrenador casi completamente secas, por lo cual se las entregó a éste para que pudiera volver a vestirse, estando con su torso desnudo a causa de que su camiseta de repuesto había sido destruida por el Cacnea. Sin embargo, cuando H hizo el intento de meterse en la camiseta, sintió un intenso dolor en su torso, tanto de las heridas que seguramente estaban siendo abiertas por el estiramiento de la piel, como de la zona donde había recibido el golpe del pokemon, la cual le dolía bastante al alzar sus brazos. – No puedo ponérmela, solo usaré la capa para cubrirme – dijo, cuando por fin se rindió con ese intento. La capa fue mucho más fácil de acomodar, ya que sólo la ató a su cuello sin levantar demasiado sus brazos, y luego guardó la camiseta y pantalón secos en su bolso, para ponérselos más tarde si era necesario y si se recuperaba lo suficiente.

Una vez que todo estuvo listo para continuar, todos empezaron a avanzar por la siguiente zona del bosque, avanzando entre los grandes árboles, guiados por el Cacnea salvaje que había accedido a ayudarlos a encontrar el gimnasio. Los visitantes caminaron por otros 40 minutos, pasando por zonas un poco más despejadas de árboles, otras más elevadas que podrían alcanzar unos 3 metros de altura que técnicamente era un monte, y otras que descendían de forma similar a un valle. Incluso pasaron por encima de un pequeño arroyo en el que la mayoría aprovechó de beber agua, pero que de inmediato continuaron avanzando.

Pasado ese tiempo, y nada más unos metros de ese arroyo, la espesa arboleda por fin pareció tener un final, por lo que el grupo avanzó con más ánimo y dejó atrás al último árbol del camino, encontrándose pronto en un prado de flores y césped bastante hermoso, en donde por fin pudieron ver al sol sobre ellos iluminando gran parte del suelo. Al observar ese pequeño paraíso con más detalle, los visitantes notaron que en el centro de ese terreno floreado, había una especie de extraño templo cubierto de enredaderas y otras plantas que parecían haberse envuelto con firmeza de la edificación. Mientras la observaba, H notó que algo tocaba su pierna, y al bajar su mirada pudo notar que el Cacnea estaba intentando llamar su atención, al mismo tiempo que señalaba con su mano hacia el templo. – ¿Ese es el gimnasio que buscamos? – preguntó, recibiendo un asentimiento de cabeza por parte del pokemon salvaje, lo cual lo hizo sentir bastante tranquilo, al encontrarse ya muy cerca de su objetivo en ese viaje.

Al comenzar a caminar hacia el gimnasio, H y sus compañeros empezaron a notar la presencia de varios pokemon del tipo planta saliendo de entre las flores y detrás de los escasos árboles que había, los cuales miraban con curiosidad a los visitantes, pero no parecieron huir cuando éstos pasaban por cerca de ellos. Seguramente se trataba de los anfitriones del líder, incluso un par de Bellossom se acercaron para ofrecerle al joven una baya cada uno. – Gracias – les dijo a ambos, recibiendo las frutas y comiéndose una mientras le entregaba la otra a Decidueye, quien en ese momento se encontraba más cerca de él que ningún otro.

Por orden de Flama, los miembros del equipo se dispersaron un poco para saludar a los pokemon de ese prado, y de paso comer algunas bayas para así estar listos para la batalla contra el líder, mientras que H se acercó unos metros más hacia el edificio, y estando muy cerca de la entrada se detuvo y se agachó para estar a la altura del Cacnea, quien siguió guiándolos hasta allí. – Te agradezco mucho, pequeño. Espero que no hayamos sido una gran molestia para ti. Como te prometí, no causaremos más problemas en el bosque – le dijo al tipo planta, mientras buscaba en su bolso y le entregaba otra baya Zidra como regalo, ya habiendo a su alrededor más fuentes de alimentación, seguramente podría disponer de las frutas que tenía en su poder. El Cacnea asintió muy agradecido por ese último regalo, y luego se retiró para unirse a sus amigos del prado, mientras que el joven se sentó allí mismo a esperar a que sus amigos repusieran sus fuerzas.

Mientras estuvo allí solo, H aprovechó de disfrutar de los rayos del sol, los cuales no había tenido oportunidad de ver desde el día anterior, incluso se quitó algo de la capa de encima para que su torso pudiera recibir algo de esa energía vital. Estando en esa posición, el joven observó a sus amigos conviviendo con los pokemon del bosque, los cuales le ofrecían de forma desinteresada bayas y jugueteos, mostrando una inocencia ante los extraños bastante poco común. – No deben conocer mucho del mundo humano… – Determinó el joven, sabiendo que si realmente hubieran tenido un contacto mucho más común con las personas, seguramente serían más temerosos de ellas, teniendo presente lo crueles que podrían llegar a ser.

Flama y Slowbro fueron los primeros en regresar con su entrenador, particularmente porque el tipo fuego estaba cuidando de su despistado compañero, sentándose ambos junto a él para acompañarlo mientras éste observaba la tranquilidad del lugar. – El líder debe ser una persona pacífica, ¿No crees? Dudo que estos pokemon sean tan confiados con los extraños si tuvieran mucho contacto con nosotros los humanos, y habiendo en el gimnasio un humano resguardándolo, debe ser una persona muy buena con ellos como para que crean que todos somos así – le señaló el joven al Blaziken, quien se quedó inmóvil unos momentos, mirando a los pokemon, y luego asintió, al parecer compartiendo la opinión de H. – Bueno, es eso, o es una persona tan encerrada que ni los pokemon lo han visto, y somos los primeros humanos que conocen – bromeó luego el entrenador, poniéndose de pie cuando aún estaba riendo, para estirar sus músculos y llamar a sus amigos para poder retomar el desafío.

– De todas formas, este reto me ha ayudado a ver que el hombre puede convivir sin problemas con la naturaleza y con los pokemon… Logramos sobrevivir en el bosque sin nada excepto mi ropa, la cual seguramente también podría buscar un sustituto natural de haber sido necesario… Quizás me vaya a vivir a algún bosque cuando me retire de ser entrenador, no necesito nada para ello – dijo de forma seria y realmente pensando en esa posibilidad, mientras sus pokemon iban acercándose poco a poco. Una vez que todos estuvieron allí, H los regresó uno a uno a sus pokeballs y se quedó solo con su primer pokemon a su lado, Flama, con quien empezaron a caminar hacia el templo, para ver si podrían entrar de inmediato, si encontrarían al líder rápidamente, o si tendrían que superar alguna otra prueba que tuvieran por delante. Al caminar, la capa del joven se corría levemente y se abría, dejando ver que debajo de ésta no había nada en su torso excepto las vendas en su pecho, las que estaban manchadas de sangre, pero eso no se podía notar a simple vista debido al color negro de la prenda…
Calathea
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Calapeque
369
20
2125
https://www.pokemon-ysiel.com/t9058-el-hada-del-encinar-calathea-id
https://www.pokemon-ysiel.com/t9930-el-bosque-de-los-treboles-calathea-s-storage#369580
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Calapeque
369
20
2125
Calathea
Coordinador Pokémon

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Calapeque
369
20
2125
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Sáb Dic 29, 2018 5:59 am
El templo era enorme, construido con arquitectura de estilo gótico, pero parecía haber sido devastado tiempo atrás por alguna clase de cataclismo que había creado enormes boquetes en sus muros de piedra tallada y había abierto un enorme agujero en el techo del templo, que en su día alternaba piedra con hermosas cristaleras, de las cuales pocas quedaban hoy.

El suelo de piedra había sido recubierto de musgo, hierba y hiedras, y el gran socavón en el centro de la estructura parecía haberse llenado de agua de lluvia hasta convertirse en una pequeña laguna en la que crecían algunas flores de loto y musgo acuático.

Para sorpresa de los recién llegados, no había pokémon salvaje alguno en el interior de aquel lugar, lo cual parecía raro puesto que a todas luces era un lugar muy cómodo para aquellas criaturas que prefirieran la humedad y el cobijo para vivir en armonía.

Sin embargo no había rastro de pokémon o humano alguno en aquel pequeño paraíso abandonado, de cuyas paredes emanaba la sensación de la nostalgia por tiempos mejores en directo contraste con la exuberante vida que había nacido del esqueleto de piedra de la edificación.


Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] 4PfXZGxU_o



Había un pequeño sendero de piedra desnuda entre la hierba, producto del tránsito de algo o alguien, que rodeaba la laguna y llevaba a la escalinata donde se veía a lo lejos una estatua cubierta de musgo y un altar inundado de matas.

Sin embargo, algo no tan lejano a la entrada llamó la atención del retador. Algo pareció moverse entre el denso follaje a medida que un aroma dulzón y agradable llenaba el aire, un aroma relajante aunque no parecía aturdir los sentidos.

Unos hermosos pétalos rosados y blancos emergieron de entre la vegetación verde, revelando la presencia de un bello y majestuoso meganium, que se detuvo frente a los recién llegados para examinarlos con sus penetrantes ojos ambarinos antes de arquear el alargado cuello en señal de bienvenida.

El elegante pokémon olisqueó el aire sin acercarse mucho a los recién llegados, como si entendiera el concepto de educación y espacio personal, y tras parecer que llegaba a una conclusión muda, dio media vuelta y empezó a andar con parsimonia, guiando al joven herido y a su compañía no al camino que bordeaba el lago, sino que pasó de largo en línea recta hacia la esquina del templo con el enorme agujero por el que tanta luz entraba.

Allí pudieron verlo.



Un árbol de ramas retorcidas crecía desafiando a los cielos, como si quisiera cubrir el hueco dejado por la piedra, y toda su copa estaba decorada por hermosas flores rosadas.


Sentada sobre una de esas ramas había lo que a todas luces parecía ser una ninfa del bosque.


Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] VZ0qiiYh_o
H Uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
https://www.pokemon-ysiel.com/t4514-expediente-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t4621-pc-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t5081-cronologia-de-h-uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
H Uchiha
Entrenador Pokémon

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Lun Ene 21, 2019 11:26 pm
Luego de caminar unos cuantos metros por el interior de ese templo, H agradeció que aún tenía su capa cubriendo su torso, ya que el lugar se sentía un poco frío en comparación con el exterior, o al menos así lo percibía él, mientras que Flama seguramente no tendría problemas gracias a su tipo fuego. Junto con esa sensación de frío, el retador sentía que el ambiente se veía algo tenebroso, abandonado y sólo acompañado por el paso del tiempo, después de todo alguien debió de haber estado ahí antaño como para haber construido semejante estructura, y de alguna forma se fue de allí, dejando todo eso a merced de la naturaleza. No era algo malo, pero le dio algo en que pensar a H sobre la vida humana en el mundo y como cambiaría todo si ellos se fueran de un momento a otro.

Aún reflexionando sobre ello, H llegó hasta donde estaba esa laguna interior, cuya superficie se veía tan quieta que parecía ser un mero espejo que reflejaba el techo de ese templo y los pocos trozos de cielo que las grietas y agujeros dejaban pasar hasta ese lugar. El joven estaba seguro de que si una sola pequeña gota cayera en ese momento, sería muy notoria y grande la onda que generaría al impactar con el agua, lo que sería un espectáculo bastante interesante de ver, aunque ese líquido se veía tan perfecto, que ni siquiera se le cruzó por la cabeza el pensar una forma de causar ese efecto.

Cuando H seguía con su mirada puesta en la superficie del agua, la cual parecía haber sido sacada de uno de esos famosos videos satisfactorios en poketube, Flama le dio un pequeño codazo en su costado, llamando la atención de su entrenador y haciendo que éste mirara hacia donde él lo estaba haciendo, notando así que unas plantas que estaban frente a la entrada, junto a una especie de altar cubierto de vegetación, se estaban moviendo de forma sospechosa, y poco después de que un aroma exquisito inundara las fosas nasales de ambos, un magnífico Meganium se asomó por el lugar. Éste observó a los visitantes unos momentos, y luego saldó con mucha cortesía, haciendo que tanto H como el Blaziken se inclinaran levemente hacia adelante, en señal de saludo también.

Ambos se miraron al notar que el Meganium se encontraba olfateando el aire en su dirección, claramente investigando su olor por algún motivo, dejando algo confusos tanto a H como a Flama, pero al ver que éste sólo dio media vuelta y empezó a caminar hacia la esquina del templo por donde llegaba una de las mayores fuentes de luz, los dos empezaron a seguirlo, siendo la única forma de vida que habían encontrado hasta ahora.

Una vez que estuvieron ya expuestos a toda esa luz, y costándoles acostumbrar su vista luego de haber estado ese tiempo en la oscuridad del templo, H y Flama pudieron ver a una chica que lucía como una hippie, con ropas holgadas y cabello largo de color verde. Se encontraba sentada sobre una de las ramas de un gran árbol iluminado por el sol, el cual a su vez mostraba bellas flores que sólo esa fuente de luz podría haber permitido nutrir lo suficiente como para destacar entre toda esa vegetación dentro de la edificación. – Buenas, soy H y él es Flama, hemos venido a desafiar al nuevo Líder del Gimnasio Planta – se presentó el joven con la vista hacia arriba, puesta en la chica que claramente, si es que no se trataba del líder debía de ser alguna ayudante directa de éste, lo que nunca antes había visto en un gimnasio, y habiendo pasado por tanto desde que llegaron al bosque ya era claro que estaban cerca de llegar al punto cúlmine del desafío…


Equipo:
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Blaziken
Flama (Blaziken) Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Pokeball
Inicial / Evolución / Evolución

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Decidueye
Decidueye Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Pokeball
Obtención / Eclosión / Evolución / Evolución

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Rhyperior
Rhyperior (♀) Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Pokeball
Obtención / Eclosión / Evolución / Evolución

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Tangrowth
Tangrowth Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Pokeball
Obtención / Eclosión / Evolución

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Slowbro
Slowbro Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Pokeball
Captura / Evolución

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Absol
Absol (♀) Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Pokeball
Obtención (Intercambio)
Calathea
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Calapeque
369
20
2125
https://www.pokemon-ysiel.com/t9058-el-hada-del-encinar-calathea-id
https://www.pokemon-ysiel.com/t9930-el-bosque-de-los-treboles-calathea-s-storage#369580
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Calapeque
369
20
2125
Calathea
Coordinador Pokémon

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Calapeque
369
20
2125
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Miér Ene 30, 2019 11:02 am
Cuando escuchó las palabras del joven de cabellos negros, la bella mujer bajó la mirada desde lo alto y lo contempló en silencio durante segundos que parecieron eternos. Tal vez fuera por el lugar en el que se encontraban, las ruinas abandonadas de un templo, tal vez fuera la luz del sol que se filtraba entre el follaje detrás de la mujer, pero todo sobre aquella persona parecía feérico, no del todo humano ni real.

Los ojos, de una mezcla de tonos azules, castaños y grises, observaban atentamente cada detalle del recién llegado, como si pudieran ver más allá de su ser, y durante un instante el tiempo pareció detenerse.

Finalmente, y sin aviso previo, el cuerpo de la aparición se sacudió violentamente cuando se dejó caer hacia atrás. Con la larga melena verde ondeando tras ella, la mujer se columpió en la rama sobre la que estaba sentada usando solo las piernas como apoyo, y en cierto punto del movimiento pendular simplemente se soltó, cayendo al vacío y haciendo una voltereta que le permitió aterrizar de pie sobre el musgo que crecía a los pies del majestuoso árbol, a menos de un metro del recién llegado.

En cuanto terminó de erguirse tras aterrizar se hizo evidente que aquella persona de cabellos del color de la primavera era bastante más baja en altura que el joven retador, aunque no parecía importarle tener que mirar hacia arriba para verle el rostro y sostenerle la mirada, prolongando aquel enigmático silencio.

Con delicadeza y sin apartar la mirada de los ojos de aquel joven, la mujer extendió la mano y posó las yemas de los dedos con gentileza sobre su pecho. Olía a sangre.

¿Duele mucho?

Su voz era dulce y aterciopelada, y la forma en que tenía de pronunciar las palabras era gentil, como si las acariciara antes de dejarlas escapar de sus labios.

Debe de haber sido duro llegar hasta aquí...―Murmuró, acariciando delicadamente el pecho del joven antes de separar la mano y esconder los dedos en un puño, percatándose de que podría haberle hecho daño al tocar la visible herida de aquel modo.

Acto seguido dio un paso atrás y miró en dirección al camino que bordeaba el pequeño lago. Por este venía corriendo un pequeño bellossom, sosteniendo por encima de su cabeza lo que parecía ser una bandeja de madera tallada con varios cuencos y una caja de madera, y se detuvo a los pies de la mujer de cabellos verdes, que se agachó para tomar la bandeja y agradecer al pokémon su ayuda con una cálida sonrisa.

¿Te importa sentarte? Será más fácil sanarte si estás cómodo. ―dijo con naturalidad, regalándole una dulce sonrisa mientras sostenía la bandeja, que contenía ungüentos y plastas hechas con vegetales además de una adornada cajita de madera tallada.
H Uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
https://www.pokemon-ysiel.com/t4514-expediente-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t4621-pc-de-h-uchiha
https://www.pokemon-ysiel.com/t5081-cronologia-de-h-uchiha
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
H Uchiha
Entrenador Pokémon

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Icon-Mediano
9072
100
17380
PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO → Vie Feb 01, 2019 4:47 pm
Tras llamar la atención de la chica de cabello verde, ésta puso su profunda mirada justo en H durante unos momentos, en los cuales éste se quedó algo incómodo, ya que por un lado no podía quitarle los ojos de encima, pero por otro sabía que eso podría considerarse como una falta de respeto o incluso una forma de acoso. Por suerte, tras un rato ella reaccionó y se dejó caer del árbol, siendo unos movimientos tan repentinos que el retador no alcanzó a reaccionar para intentar ayudarla, pero para cuando estuvo en el suelo no pareció necesitarla de todos modos, habiendo demostrado una gran agilidad al poder aterrizar sin ningún problema.

H se quedó pensando en esa agilidad durante unos momentos, pero cuando la chica volvió a pararse firmemente y le tocó la zona de su pecho herida sin quitar el contacto visual, él regresó su mente al lugar donde se encontraba, dando un paso atrás al incomodarse por la cercanía de la muchacha. – No… No duele tanto, solo quedé algo magullado – dijo, desviando la mirada hacia la copa del árbol donde ella había estado antes de su llegada. Sin embargo, con su vista periférica siguió observando a la chica hippie, quien giró su cabeza en dirección a lo que parecía ser el centro del templo, hacia donde estaba el lago, por lo cual él también fijó su vista en esa dirección, y notó como un pequeño Bellossom se acercaba con una bandeja con cosas sobre su cabeza.

Tarde se dio cuenta el entrenador que se trataban de medicinas, justo después de que la chica le pidiera que se sentara para poder sanarlo, mientras le demostraba una honesta sonrisa. H no quería ser atendido, no de momento, ya que él planeaba desafiar al líder, combatir rápido, e independiente del resultado volver a casa para recibir atenciones de Blissey y quizás de Ditto transformado en su amiga la enfermera. Incluso había contemplado la posibilidad de no poder salir con rapidez del bosque y tener que pasar otra noche allí, pero al igual que había pensado en el problema, también había decidido que una buena noche de descanso le serviría para recuperar algunas fuerzas.

Sin embargo, ni siquiera intentó negarse, algo le decía que debía obedecer y estar tranquilo. Quizás la posibilidad de que esa chica fuera realmente la líder del gimnasio, y no quería parecer desagradecido con sus atenciones y caerle mal. Él quería preguntarle si era de verdad la líder, si podían combatir ya si es que eso era así, e incluso ya sabía que su primer pokemon en combate sería Absol, pero a lo único que pudo reaccionar fue a sentarse sobre la raíz más cercana al árbol iluminado. – Muchas gracias, pero no es necesario – dijo con amabilidad, esperando a que ella diera el siguiente paso y revelara de quien se trataba y como debía proceder con el reto…


Equipo:
Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Blaziken
Flama (Blaziken) Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Pokeball
Inicial / Evolución / Evolución

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Decidueye
Decidueye Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Pokeball
Obtención / Eclosión / Evolución / Evolución

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Rhyperior
Rhyperior (♀) Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Pokeball
Obtención / Eclosión / Evolución / Evolución

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Tangrowth
Tangrowth Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Pokeball
Obtención / Eclosión / Evolución

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Slowbro
Slowbro Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Pokeball
Captura / Evolución

Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Absol
Absol (♀) Décimo Reto: Desafío a Calathea [Reto Planta – Visita al Bosque de los Tréboles] Pokeball
Obtención (Intercambio)
Contenido patrocinado

TIENE LOS SIGUIENTES OBJETOS:

PERMANENT LINK FECHA DE POSTEO →
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.